2/10/17

La violencia nunca puede ser la respuesta

Este entrada no va de política, ni de independencia, ni de Sí o de No.

Esta entrada va de lo que vivimos mucha gente ayer, y de cómo he intentado responder a las preguntas de mis hijos.

No me gusta hablar de política, básicamente porqué cada persona la vive a su manera, unas informadas como si hiciesen una tesis doctoral sobre el tema y otras simplemente por cómo les cae de simpático el representante del partido en cuestión, y entre esas posturas hay otras muchas, todas respetables.

El día de ayer, para mí, era un día de defender derechos. Derecho a opinar y expresarme, derecho a reunirme y derecho a voto.

No tenía pensado a qué hora levantarme, pero mi cuerpo decidió a las 5 en punto de la madrugada que era hora de hacerlo. No sé cómo ni porqué pasó, pero a las 5 abrí los ojos.

Mandé mensajes a personas que se habían quedado a dormir en el colegio donde debía votar y me dijeron que había mucha gente para defenderlo si pretendían cerrar las puertas.

Entonces me preparé un café, me vestí, puse agua en la cantimplora y decidí despertar a mi marido y decirle que me iba a la puerta del colegio de mis hijos, el colegio en el que yo misma pasé 12 años de mi vida, y dónde vota una gran parte de mi barrio.

Poco antes de las 6 estaba en la puerta, y ya éramos más de cien personas. Llovía, pero teníamos clara una cosa, de allí no nos movían hasta que hubiésemos votado y esos votos se hubiesen contado.

A las 6 de la mañana estábamos allí gente de lo más variopinta (igual que durante toda la jornada). Desde monitores de Cau muy jóvenes, a jubilados, pasando por gente de 30-40 años como yo.

Había desayuno para quién llevaba desde antes de las 5 allí, el trabajador de una cafetería cercana trajo pastas y una señora mayor un bizcocho. La gente se organizaba para ir a tomar un café o simplemente ir al baño y que siempre hubiese personas suficientes cubriendo la puerta del colegio.

No explicaré cómo llegaron las urnas y las papeletas, sólo diré que fue poco antes de las 7h.

Antes de las 8h llegaron los Mossos d'Esquadra. Ya éramos más de 200 las personas que nos cogimos de los brazos formando un muro ante la puerta cuando se acercaron, pidieron hablar con un interlocutor, levantaron acta y describiendo que había demasiada gente reunida y no podían hacer nada, levantaron acta y se situaron en la esquina de enfrente, donde pasarían las siguientes ocho horas preparados para actuar si algo pasaba.

Se constituyeron las mesas electorales entre gente a la que le había llegado la notificación y los primeros de la cola para votar.

Fuera nos organizamos para hacer cola, que pasasen primero los ancianos, personas con deficiencias, embarazadas y gente con criaturas, y entrábamos de 15 en 15, mientras otros hacíamos mínimo tres filas de cordón (que se convertían en séis o siete cuando había avisos de que podía venir la Policía Nacional o la Guardia Civil) para proteger la puerta.

Había problemas informáticos para poder conectar con el censo universal, y hasta que no se solucionaron no se abrió la escuela. Mientras el sistema estaba caído, sólo se permitía votar a los censados en ese colegio.

Fuera todo estaba tranquilo, pero nos llegaban imágenes y mensajes de lo que pasaba en otros colegios, y la tensión y el miedo a que viniesen estaba ahí. Tanto, que en uno de los avisos de que estaban en un colegio dos calles más arriba, cuando nos juntamos para crear un bloque humano, una señora tuvo un ataque de ansiedad y se la tuvieron que llevar en ambulancia.

Me pasé más de once horas delante del colegio. Sentía miedo y tristeza por las noticias que me llegaban, y a la vez miraba a mi alrededor y sentía orgullo y felicidad de pertenecer a una población pacífica y organizada que defendía sus derechos pacíficamente.

Sobre las 15h pasaron siete furgones de la Policía Nacional a más velocidad de la que tocaba por nuestro lado. Hubo gritos de "Votarem", y cuando algunos quisieron clamar "In-inde-independencia" se les hizo callar. Ese no era el mensaje, el mensaje era defender el derecho a voto.

Tenía al lado a una señora de 74 años, cogida de mi brazo, que me contó que hacía mes y medio le habían quitado cinco pequeños tumores del estómago, que siempre había sido socialista y que marcó la casilla del No, pero que de joven había corrido delante de los grises y no pensaba dejar que nosotros retrocedamos 50 años en el tiempo y perdamos los derechos por los que su generación luchó.

No pude resistirlo, se me escaparon dos lágrimas de emoción y ella con una sonrisa y su mano me las secó.

Hubo un momento que ya me dolía todo y me vine a casa para hacer relevo con mi marido. Le tocaba a él defender los votos del barrio hasta que estuvieran contados.

Antes de las 21h recibí el mensaje de que estaban contados y los datos transmitidos. Respiré y me emocioné viendo el vídeo que me mandó en el que se veía a más de 500 personas clamando "Hem Votat".

En casa le puse dibujos a los peques en la tele para yo poder ver las noticias en el portátil. No podía creer toda la violencia que repartían Nacionales y Guardia Civil contra gente pacífica, que ejercía resistencia pacífica. Porrazos sin sentido, dedos rotos, ataques a ancianos, golpes a gente que socorría heridos... Quién niegue que sucedió es que tiene los ojos vendados y no quiere hacer caer la venda.

No lo había vivido en primera persona, pero me podría haber pasado a mí.

Hay cientos de vídeos en los que se ve a la Policía pegando a gente pacífica, contra tres vídeos de personas agrediendo policías. Condeno todas estas situaciones de violencia, TODAS.

Al final, los peques vieron alguno de los vídeos de las cargas policiales, y X me preguntó porqué pegaba la policía.

Mi respuesta: Creo que no han entendido bien lo que ponía en una carta que les mandaron y que explicaba que debían hacer, y se han equivocado. No os preocupéis, si tenéis un problema alguna vez seguid confiando en la policía. Lo de hoy seguro que sólo es un error y espero que pidan perdón a las personas que han pegado.

No quiero que le tengan miedo a la policía ni que los hechos generen odio en los más pequeños.

Desde aquí quiero transmitir mi agradecimiento a los Mossos, Policía Local y Bomberos que defendieron a la gente que queríamos ejercer nuestro derecho a voto.

Gracias a los Nacionales y Guardia Civil, que seguro que hay algunos, que midieron sus actuaciones y no cargaron contra la gente pacífica.

Y gracias a toda la población que se volcó en pro de la defensa de los derechos fundamentales.



PD: los mensajes escritos bajo el respeto, aunque sean contrarios a mi manera de pensar, son bienvenidos. Pero borraré cualquier comentario ofensivo o despectivo.

El respeto es la base para el diálogo y el entendimiento.





13/9/17

Tarjetas de visita

Como sabéis, ando metida en una andadura personal, querer ser Doula de manera profesional, y para ello necesitaba tarjetas de visita.

Hace bastante que tenía en mente buscar un tipo de tarjeta que fuese especial, diferente y con un toque muy yo, véase un toque crafty.

Estuve buscando y rebuscando, incluso llegué a pensar en hacerlas a mano. Ya me había planteado troquelar tags con la Big Shot, carvar el sello con el logo de la web y pasarme varios días preparándolo todo.

Quería eso, un toque mío, estilo mis creaciones de scrapbooking, que las tarjetas quedasen bonitas, que fuesen diferentes de la típica cartulina rectangular, y que no acaben en un cajón criando polvo.

Y finalmente lo encontré, sin tener que hacerlas a mano.


¡Las etiquetas personalizadas de SelfPackaging eran exactamente lo que estaba buscando!


SelfPackaging es una tienda online que vende cajas de cartón y de mil formas y tamaños (todas preciosísimas) y material de manualidades y etiquetado que yo tengo generalmente muy controlado porqué me da por imaginar estructuras de álbumes de scrapbooking con sus cajitas, y revisando los modelos de tags me topé con las etiquetas personalizadas.

Las etiquetas personalizadas se pueden escoger entre cuatro formatos: tipo banderín, redondas, rectangulares o cuadradas.

Para el formato de las tarjetas de visita que tenía en mente, me decanté por las etiquetas personalizadas rectangulares en color blanco, ya que el logo de mi web es negro sobre fondo blanco y bastante alargado, por lo que pensé que el diseño quedaría mejor, siguiendo el estilo de la web.

El proceso para hacer las etiquetas personalizadas es muy sencillo: desde la propia web de SelfPackaging puedes subir la foto con tu propio diseño o te dan la opción de escribir directamente sobre la plantilla que te enseñan, donde tienes diferentes tipografías y tamaños de letra para dejarlo a tu gusto.

Las mías quedaron así:




Y para darles un toque más, les añadí una cinta enlazada por el agujerito que llevan.

No sé a vosotros, pero a mí me encanta el resultado que ha quedado, y además sirven como punto de libro bonito.




En definitiva, que si buscáis algo diferente como tarjetas de visita para repartir y que llamen la atención, os recomiendo las etiquetas personalizadas de SelfPackaging, dan más juego que las típicas tarjetas de toda la vida y además quedan mucho más bonitas.

A las próximas, les añadiré un código QR que dirija al blog de la web, para acabar de completarlas.

Por cierto, si queréis chafardear alguno de los proyectos que he hecho con material de SelfPackaging, aquí os dejo la estructura de mini álbum o álbum de recuerdos de scrapbooking que preparé con unas de sus cajas de cartón, el marco de fotos que hice con las figuras y cartulinas color craft.




22/8/17

Material para guardería y preescolar

Se acerca finales de agosto y en breve llega el inicio del curso escolar, y con él el estrés de qué material necesitamos comprar para la guardería o preescolar.

Normalmente, no tenemos mucho lugar para la imaginación, porqué cada centro reparte la lista de lo que hay que comprar, pero por si alguien anda perdida entre las mil y una opciones que hay, os traigo una lista de cosas prácticas y que seguramente se adecue a casi todos los centros.

Además, la mayoría de material para guardería y preescolar que os indico ayuda a que los peques de la casa puedan ser autónomos en su día a día en el cole y os voy a ir explicando el porqué.


¿Qué llevar a la guardería?



En casi todas las guarderías públicas de Barcelona se pide a las familias que lleven las siguientes cosas:

- Dos bolsas de tela de 40 x 50 cm: una será para la ropa limpia que se guarda en la taquilla de la clase y otra para la ropa sucia, que se recoge cada día. Se pide que sean de tela porqué son más prácticas de lavar que las mochilas, y los peques pueden cogerlas y volver a ponerlas en su colgador más fácilmente.

- Una bolsa pequeña de tela para el chupete: igual que las bolsas anteriores, se pide que sea de tela por higiene, ya que es fácil meterla en la lavadora cada semana.

- Chupete personalizado: puede ser con el nombre o con una cinta que lo distinga, pero lo ideal es que lleve algo que sea único al del resto de los compañeros, primero para que la pobre maestra no se estrese los primeros días para aprenderse de quién es cada uno (cosa que acabará sabiendo) y para que los propios niños también los distingan.

- Baberos con cuello de goma: os parecerá una tontería, pero el hecho de que el cuello sea de goma, permite que los peques aprendan muy rápido a ponérselo y quitárselo solos, cosa que les llena de satisfacción. Los de la foto son de rizo y plastificados por detrás y de una calidad estupenda por sólo 3€.

- Babis (batas en catalán) con cuello y puños de goma: como los baberos, permite que los niños intenten ponérselos solos y además le ahorramos a las maestras abotonar los babis de 20 niños...

- Toallas personalizadas (para cambiador y para manos): estamos en lo de siempre, le ahorramos trabajo a las maestras para distinguirlas (mi querida M se aprendió hasta el olor del suavizante que usaban algunas madres para distinguir de quién era cada toalla) y los peques también las reconocen. Por cierto, la de tamaño tocador para secarse las manos, debería llevar una beta lo suficientemente larga para que los peques puedan colgarla fácilmente.

A parte de todo ésto, deberéis preparar un par de mudas de ropa limpia, toallitas, pañales, crema para el culete y manopla o esponjas jabonosas.


¿Qué se necesita para preescolar?



Los colegios son un mundo diferente a las guarderías, pero en preescolar los peques siguen adquiriendo autonomía y hay que ayudarles poniendo material a su alcance adecuado para ello.

- Mochila: os recomiendo mochilas medianas y de cremallera. Cada día sólo llevarán la agenda y el desayuno, pero los lunes y viernes añadirán el babi, vaso e incluso la sábana si hacen siesta en P3, por lo que mejor que les quepa todo que no que lleven la mochila abierta por no poder cerrarla y vayan perdiendo cosas.

- Vaso personalizado: en las guarderías acostumbran a poner sus vasos, pero en los colegios cada vez más se pide que lleven un vaso de casa, y mejor comprar uno de buena calidad y personalizado que no uno del chino al que se le vaya borrando el dibujo. (AFAs del mundo, estos vasos son un buen regalo de fin de curso para las criaturas que acaban la guarde y pasan a P3. Tenedlo en cuenta, jejeje!)

- Kit de desayuno: cuando hablo de kit para desayuno incluyo una bolsa de tela, un tupper con tapa de bisagra (así lo pueden cerrar bien y no se pierde la tapa) para llevar la fruta, bocadillo, galletas o lo que les pongáis a vuestros hijos, y una servilleta de tela.

Si la bolsa y la servilleta son de tela se pueden lavar fácilmente y no es necesario usar desechables de plástico. Y con el tupper también ahorramos en bolsas y papel de aluminio. Así ahorramos y creamos menos residuos, enseñándoles a los niños a cuidar un poco el medio ambiente.

- Sábana bajera: con la magnífica conciliación de este país, una gran parte de las criaturas tienen que quedarse a comer y dormir la siesta en la guardería o cole, por lo que se nos pide una sábana bajera para el colchón o las hamacas como la de la foto. 

Si no queréis comprar una sábana especial como la que os muestro, podéis coger una bajera normal y coserle gomas haciendo escuadra en las cuatro esquinas, de manera que se puedan pasar por las patas de la hamaca. Y también es una buena idea coserle el nombre o un trozo de tela diferente en un rincón para que los peques distingan cuál es su cama.

¿Cómo marcar la ropa?


A parte de todo lo anterior, la pregunta del millón muchas veces es cómo marcar la ropa, y ahí para gustos los colores...

Hay quién coge un rotulador permanente y se pone a escribir el nombre a mano, otros prefieres las chapas de quita y pon, pero las opciones más usadas son las etiquetas o los sellos.



Como madre de familia numerosa, os puedo asegurar que lo más práctico es el sello. Sinceramente, no me veo cada temporada planchando cientos de etiquetas en todas las prendas de ropa...

Y si además os personalizáis el sello con los apellidos en vez del nombre, os sirve para todos los peques de casa.

Para terminar, os dejó el enlace a un post que escribí el año pasado con un par truquillos de trimadre para ahorraros trabajo y dinero.

Espero que os sea de utilidad y ahorréis todo lo que podáis, que septiembre siempre resiente los bolsillos de las familias.




18/7/17

Vasos con pajita

Esta semana, los peques han podido probar una de las novedades para esta temporada de Dr. Brown’s, los vasos con pajita que además son térmicos y mantienen el agua fresca durante más tiempo que el resto.



Una de las costumbres que tenemos en casa es facilitar que nuestros hijos sean autónomos en sus necesidades básicas, y beber es una de ellas, por lo que procuramos que tengan agua a su disposición para que puedan beber cuando les apetezca sin necesidad de que un adulto les tenga que poner agua en un vaso.

Pero claro, según lo que les dejes al alcance implica que pueda acabar el agua por el suelo, así que intentamos darles botellas, bidones o vasos que viertan la mínima agua posible.

Hasta ahora teníamos unos bidones tipo ciclista de aluminio con dibujos que, seamos sinceros, ya necesitaban un cambio, porqué las boquillas no hay quién las consiga devolver a su color original...



Recibimos el catálogo de novedades de Bebé Innova y como a los niños les gustaron los dibujos del diseño, aprovechamos para coger los vasos con pajita, y os explico los motivos de la elección:
  • Son de los que tienen más capacidad (300 ml)
  • Son térmicos, por lo que con la magnífica ola de calor que estamos sufriendo, va de lujo para que el agua no se convierta en caldo
  • No gotean
  • ¡Tienen pajita!

Os explico porqué remarco con signos de exclamación que sea un vaso con pajita…

A tiene problemas para articular ciertos fonemas debido al gran frenillo sublingual que nadie detectó que tenía hasta finales del año pasado y del que le operaron en enero.

Ese frenillo, además de no permitirle hablar bien, no le dejaba mover bien la lengua ni el resto de músculos de orofaciales, haciendo que sufra hipotonía en toda la zona de la boca y mejillas.

Fijaros en la fuerza que hace con las mejillas


Ha estado yendo todo el curso a la logopeda y con los ejercicios que hacía allí, algunos que hacemos en casa, y la operación ha mejorado bastante, pero tenemos que seguir con ello y ahora en verano como pasan varias semanas con los abuelos (acordados que la conciliación son los abuelos) había que buscar otras maneras de que ejercite toda la musculatura orofacial sin agobiarles a ellos.

Y sí, beber con pajita es una de la maneras de conseguir que haga fuerza con la musculatura orofacial, y más si es con pajitas que tienen válvulas anti-goteo porqué tienen más resistencia.

Que sí, que eso solo afecta a A, pero aquí va todo en packs de tres y los vasos no iban a ser menos.

El viernes les dimos los vasos a los tres peques y ya se los han llevado a la playa y la piscina, y ellos mismos han querido comprobar si gotean o no.

Por la noche también nos han ido de lujo, porque aunque los cojamos a oscuras y sean los peques los que los dejen luego por la cama o en cualquier rincón, no sufrimos porque mojen las sábanas o se les caiga por encima del pijama.



Y los tres dicen que el agua está más fresquita, así que entiendo que la doble cámara que tienen los vasos debe funcionar bien y permite que no se caliente tan rápido el agua.

Visto lo visto, si buscáis un vaso para vuestros hijos que vaya más allá de los vasos de aprendizaje con boquilla, que tenga diseños divertidos y que además permitan que el agua no se caliente tal cuál la saques de la nevera, esta novedad de Dr. Brown’s puede ser una muy buena opción.

Y recomendadísimo si vuestros peques necesitan hacer praxias de logopedia.

14/7/17

EBM Dolors Canals

Avui és el nostre últim dia a lEBM Dolors Canals, la millor escola bressol què podríem haver trobat per compartir la criança de la primera infància dels nostres fills.

Avui sacaba una etapa, o millor dit, és el segon final daquesta.

Vam arribar a la Dolors Canals en plenes jornades de portes obertes, després de visitar altres escoles bressol del barri en les què a totes els trobàvem pegues

Unes per metodologia, altres per les instal·lacions, altres perquè separaven sí o sí els bessons, les de més enllà perquè organitzaven els nens a les aules segons el mes en el què havien nascut, i la pitjor per lo borde que era la directora (va fer fora de la visita a una mare amb el seu nadó de 15 dies, perquè plorava!!).

En canvi a lEBM Dolors Canals ens va atendre la Directora molt amablement.

Ens va dir què allà barrejaven els nens de tot lany, perquè el què els grans empenyen a fer els petits o al contrari té molta importància, ens aconsellava què els bessons anessin a la mateixa classe perquè, ja què es tenien lun a laltre, ladaptació a un món nou fora de lambient conegut no els costés tant. Les instal·lacions i els materials eren preciosos i es respirava molt bon ambient entre lequip deducadores.

Lescola que més ens va agradar amb diferència va ser la Dolors Canals, però en canvi la vam posar en segona opció perquè una altra què també vam trobar què ens encaixava, pensàvem què tindria menys sol·licituts què aquella tan magnífica. Havíem dassegurar laccés a les places públiques i no podíem imaginar què una escola bressol com aquesta no omplís.

Tot i la nostra elecció final, penso fermament què vam tenir la millor sort del món en el temut sorteig dassignació de places, on la X va entrar en la nostra segona opció, i lA es va quedar el primer a la llista despera (no, al 2013 ja no hi havia ampliacions de ràtio per poder escolaritzar als bessons junts), obtenint plaça gràcies a què un altre infant canviava descola.

Havíem entrat a la Dolors Canals!! Lescola què realment ens agradava pels nostres fills.

I el què encara no sabíem era que la nostra sort no sacabava aquí, sinó que aniria més enllà al tocar-nos la millor mestra del món, la més enrotllada, maca, amable, amorosa amb els infants, fiestera... La més guay de totes!

Totes les educadores del centre són un amor, però l’ànima de la festa és ella, i per això està en tots els embolaos.

Va saber acompanyar els nostres fills, essent tan diferents com són lun de laltre, i fer-los sentir tan bé allà que sempre érem els primers en entrar a lescola i els últims a sortir, i perquè tocava tancar lescola què sinó ens quedem a ajudar amb la neteja, què els nostres fills es van fer amics de tots (la porta de la cuina per saludar les cuineres o buscar lA de la neteja abans dentrar a la classe eren parades obligatòries).

Aquells primers dos anys van ser molt especials. Jo em vaig poder implicar molt amb lescola, passant moltes hores allà entre la classe dels meus fills, el pati, col·laborant amb lAFA, engegant projectes, muntant xerrades, preparant festes i activitats...

El N va començar a fer seva lescola quan tenia dies, perquè només danar a recollir als seus germans ja era un més en aquella segona casa.

Amb el pas dels bessons a lescola de grans, va arribar el moment de plantejar-se si el petit també aniria a la Dolors Canals o era millor optar per alguna escola més aprop de casa i de lescola dels germans.

Però els dubtes es van dissipar molt ràpid. Logísticament ens complicaríem molt la vida, tot i així, per nosaltres lEBM Dolors Canals era molt més què una escola, i la M molt més què una mestra, per tant teníem clara la decisió. El N també aniria a aquella escola i tindria loportunitat de viure el què havien viscut els seus germans.

En aquesta segona etapa, no mhe pogut implicar tant, però he intentat fer un cop de mà sempre què nhe tingut la opció.

El N també ha sigut feliç en aquesta escola. També ha enamorat a lequip deducadores (fins i tot quan va començar se lemportaven a les reunions) i personal no docent. També ha fet somriure a totes. I també ens ha permès gaudir de dos anys més en aquest preciós ambient.


Aquesta foto és la prova de com poden arribar a ser de feliços els petits i petites a aquesta escola.


Avui sacaba aquest bis, i només escrivint aquestes paraules ja memociono.

La logística sens tornarà més fàcil el proper curs amb els tres junts i prop de casa, però trobarem molt a faltar el caliu de la Dolors Canals. Aquella sensació destar criant en tribu, danar tots de la mà en un moment tan important a la vida com és la primera infància.

M, a linforme ens dius què tho hem posat molt fàcil, i no sé si tens raó o no, perquè segur què en algun moments ens haguessis engegat a pastar fang, jejeje! En canvi sí puc assegurar què tu ens ho has posat molt fàcil a nosaltres com a família, què ens has ajudat moltíssim en moments crítics. Ens has acompanyat a nosaltres com a pares, com a adults amb els seus problemes, ens has ofert consol, una mà amiga i un espai què anava molt més enllà dacollir als nostres fills.

Gràcies M, gràcies mestres, gràcies educadores de suport, gràcies cuineres, gràcies A, gràcies Dolors Canals, gràcies, gràcies i gràcies.

Us portarem sempre al nostre cor, perquè els nostres records més preuats es guarden a dins del cor.

I no us penseu què us lliurareu de nosaltres fàcilment, què de segur què alguna visita us anirem fent.

Seguiu així i tingueu molts èxits. Us ho mereixeu.




PD: Lo siento por los lectores y lectores que no entendéis en catalán, pero este post tenia que salir así, de lo más adentro y en la lengua que me sale cuando cruzo la puerta de la guardería pública más maravillora que existe en nuestro distrito.

4/7/17

A medio gas

Como vais observando desde hace unos meses, este blog está un poco parado y os debo una explicación.

Mi vuelta al mundo laboral, después de unos meses en el paro, fue intensa. En la nueva empresa hago menos reducción de jornada de la que me gustaría, pero había que adaptarse a las necesidades y el sueldo inexistente con el que trabajamos durante meses en la anterior empresa, había mermado los ahorros, así que tocaba ajustarse y hago el horario justo para poder llevar y recoger a los peques en el cole.

Además, ahora voy a trabajar andando, con lo que el tiempo para escribir los borradores de posts durante el trayecto en el bus o metro hasta el trabajo o de vuelta a casa también ha desaparecido.

Los peques se acuestan un poco más tarde, ya no caen a las 20:30 como hacían antes y yo pocos días aguanto despierta más de una hora después de dormirles. Por lo que tenemos otra bajada de tiempo.

A todo ésto me ha dado por colaborar en un blog chulísimo sobre el mundo del postparto pero centrado en la mujer, no en el bebé, como es 9 Meses De Vuelta, y en el que estoy rodeada de mujeres muy grandes. Si no lo conocéis, os recomiendo seguirlo, ya que ofrece información muy variada y distinta a lo que acostumbramos a encontrar.



Y por si fuese poco, me he lanzado a emprender, aunque sea a tiempo parcial, en un proyecto personal que me entusiasma y emociona: ¡querer ser Doula!

Este proyecto está ocupando casi todas las horas libres que me quedan, y lo podéis ver reflejado en Belén Doula Barcelona.

Allí os explico todo lo que puedo ofreceros como Doula, desde el embarazo hasta el postparto, además de intentar daros información útil a través del blog que integra la web para que afrontéis de la manera más informada posible vuestro embarazo, parto, postparto y crianza.



En Belén Doula Barcelona no encontraréis escritos sobre mi experiencia personal, sino información variada, veraz y contrastada, para que podáis decidir cómo proceder, sin juicios ni imposiciones. Como Doula acompaño, no me entrometo.

Así pues, espero que entendáis porqué Doble Aventuras está a medio gas, o casi a ralentí, pero prometo no abandonar el blog. 

Gracias a este rincón 2.0 os he conocido y me ha motivado a querer dar un paso al frente y querer emprender esta nueva aventura.

Espero que no os vayáis, sino que tengáis ganas de seguirme en estos nuevos proyectos y os agradeceré que sigáis dándome feedback sobre qué os parecen, que las críticas constructivas que ayudan a mejorar siempre son de agradecer.

Podéis seguir a 9 Meses de Vuelta en facebook e instagram, y a Belén Doula Barcelona en facebook, twitter o la suscripción a la newsletter que encontraréis en la web. Yo de todas maneras os seguiré informando a través de las redes sociales de @dobleaventuras.

Ya solo me falta daros las gracias por todo el apoyo que me brindáis y vuestras bonitas y cálidas palabras. 

¡GRACIAS!


20/6/17

Fotos en papel

No sé si a vosotras os pasa lo mismo, pero yo, o tengo las fotos en papel, o apenas las miro. Eso de ver las fotos en el ordenador no va conmigo.

Voy a ponerme en modo morriña, pero desde pequeña que me gustaba repasar los álbumes de fotos que tenían mis padres y mis abuelos.

A los 10 años me regalaron mi primera cámara y siempre me gustaba sentarme en el bordillo de la entrada de la tienda y abrir el sobre con las fotos recién reveladas.

¿Y qué me decís de las fotos chulas que se hacían con las cámaras desechables que te regalaban en algunas discotecas cuando salíamos de fiesta? Ríete de las fotos que se hacen ahora con los móviles.

Cuando ya iba a la universidad aparecieron las cámaras digitales, y primero almacenaba las fotos en el ordenador, pero por suerte me dio por empezar a hacer álbumes, de cada viaje, o de momentos especiales, porqué el día que se estropeó el disco duro casi me da un infarto.

Cuando nacieron mis hijos decidí hacer un álbum cada año para tener ese recuerdo siempre a mano y que ellos también tuviesen al alcance sus fotos en papel.



Pero cuando nació el peque, mi tiempo menguó de forma drástica y hace tres años que los únicos álbumes que he hecho son algunos de scrapbooking, y no tantos como me gustaría, y los que llevaban los peques a la guardería, llegando a hacer uno en tela con técnicas de fototransfer para que no pudiesen romperlo.

Sigo convencida de que hay que tener las fotos en papel, y por eso he probado diferentes formatos de álbum o impresión de fotos sueltas, y como calidad precio os puedo poner como productos destacados las fotos y álbumes de Instagrafic – Back to paper.




Hasta el momento he probado el pack Instagrafic Book, que incluye una Instagrafic Box, caja personalizada con 300 fotos en papel en tamaño cuadrado de 10 x 10 cm o rectangular de 10 x 15 cm, y un álbum en blanco, con tapa de corcho, páginas de un gramaje brutal y encuadernado con espiral, para que te montes el álbum a tu estilo.

La caja es muy chula, porque lleva impresas muchas de las fotos que has elegido y un mensaje personalizado. Y en su interior tienes las 300 fotos y varios separadores de cartón por si quieres organizarlas de alguna manera en concreto.

Tengo pendiente rellenar el álbum con algunas de esas 300 fotos, y espero poder aprovechar las dos semanas de julio que los peques estarán con los abuelos para ponerme manos a la obra, porqué, además, es un libro muy chulo para poder trastear con cositas de scrapbook.



El otro producto de Instagrafic que ya he podido probar es el Álbum XL, de 45 fotos, de manera que ya tenemos las fotos en papel de la última sesión que nos hizo Esto Va de Amor.

Es un álbum con la portada personalizada a partir de las miniaturas de todas las fotos que incluye el álbum, una foto por página y encuadernación cosida.

El álbum te llega en una caja de cartón craft, y este final de curso había la opción de que le pusieran una funda de animales, como regalo para las maestras (de clases de los elefantes que debe haber en este país).

Si buscáis fotos en impresas en el típico papel fotográfico brillante, no es eso lo que ofrece Instagrafic. La impresión de fotos en papel que ofrecen, es en un papel que da una inspiración retro, en papel mate y con grano.

La verdad es que me sorprendió gratamente, porque cuando la impresión sale a menos de 10 céntimos por foto no te esperas gran cosa, y oye, son muy chulas. O igual soy yo, que me gusta ese estilo.

Y lo mejor de todo, no necesitas instalarte programas ni apps especiales para poder gestionar la impresión ni los pedidos.

Coger tu ordenador, te creas tu carpeta con las fotos seleccionadas o las subes a un álbum de Google Fotos, contactas con Instagrafic por whatsapp (sí, sí, por whatsapp), les compartes el enlace del álbum de virtual y listos.

Ellos comprueban que pueden ver el álbum, te mandan por whatsapp el enlace para confirmar el pedido y realizar el pago y ya está. En como máximo una semana, tienes las fotos en papel o el álbum en tu casa. Fácil, muy fácil.

Además, son muy majos y te atienden a las mil maravillas respondiéndote todas las consultas que te puedan surgir.

Instagrafic tiene unos productos que salen genial con relación calidad-precio, pero por si queréis ahorraros un poco más de dinero, como embajadora que me tocó ser en su sorteo del día de la madre, me han ofrecido la posibilidad de regalaron un cupón con el 10% de descuento que podéis usar tantas veces como queráis hasta el 31 de julio de 2017.



Sé que voy un poco tarde anunciándolo en el blog, pero ya lo comenté en Instagram y mucha gente ya tiene el cupón descuento.


Así que si te apetece volver a las fotos en papel, corre y aprovecha para hacerlo con descuento, sólo tendrás que mandar la imagen del cupón por whatsapp a Instagrafic cuando vayas a hacer tu pedido.

14/6/17

Fin de curso

Ser madre en fin de curso, puede ser muy duro… ¡Pero mucho mucho!

Si a la logística de vestuario y accesorios que hay que preparar para los juegos de agua que se organizan en los coles estas últimas semanas, las fiestas de cumpleaños trimestrales, la búsqueda de casales de verano, matriculaciones varias del curso siguiente, organización de las vacaciones, y a festivales de los pequeños artistas, le sumamos el momento “¿qué le regalamos a la maestra? podéis imaginaros cómo se nos acelera el pulso, ¿a qué sí?

Y más si tiene tres hijos y eres de las que no quiere que a las maestras se les regale cualquier chorrada a fin de curso y prefieres que tengan un detalle lleno de valor emocional.

Es cierto que las que acabamos metidas en estas historias somos las que nos metemos en todos los fregaos, que nos va la marcha, vamos. Pero el problema no es sobrecargarnos nosotras mismas de faena, es que siempre hay padres y madres que les gusta tocar los ovarios la moral.

Estas cosas siempre empiezan con tiempo más que suficiente para que nadie se estrese.

Una mamá (estas cosas siempre las hacemos las madres, no sé porqué) manda un whatsapp al grupo de la padres y madres de la clase comentando que falta un mes para fin de curso y podríamos empezar a pensar si se le hace regalo a la maestra y qué se le puede regalar (esta situación, en mi caso, multiplicarla por tres).

Lo que pasa a continuación es un “claro”, “nos apuntamos” o “por supuesto” general. Pero ahí se queda, sin propuestas, hasta que unos días después, la misma madre que manda el primer whatsapp, vuelve a reprender el tema y pregunta si alguien tiene alguna propuesta.

La caja de experiencias (conocida mundialmente por Smartbox, aunque sea de otra marca) siempre es una de las propuestas que primero aparece como regalo de fin de curso. A lo que le siguen unos cuantos comentarios tirando por tierra la propuesta porque algunos sabemos que la última cajita se le caducó a tal profe, o la otra la ha renovado tres veces porque no ha conseguido canguro para los hijos cuando conseguían fecha en el restaurante de turno, o simplemente te han confesado que esos regalos no les gustan.

Luego vienen los típicos kits playeros, que para mí es un regalo sin sentido, porque no sabes si la maestra y su familia son de ir a la playa o a la montaña, ni si ya tiene veinte toallas, ni si prefiere capazo o mochila… O cuando alguien te dice de comprarlo junto con unas Crocs, pero marca Carrefour que son más baratas.

Señoras y señores, ¡un poco de dignidad, que los maestros y maestras han estado cuidando, acompañando y enseñando a nuestros hijos durante muchas horas al día durante nueve meses!

Personalmente, cuando se empiezan a proponer regalos de fin de curso de este estilo, no puedo aguantarme y me meto proponiendo un recuerdo que apenas tendrá valor económico, pero que seguro tendrá un valor sentimental muy grande. Algo hecho por los niños para la maestra a la que tanto cariño tienen (en educación infantil quieren mucho a la maestra, más adelante no lo sé aún) y de la que hablan todo el día.

A veces nos rompemos los cuernos pensando en que si gastándonos tanto y más cuanto, o esta marca o la otra, el regalo será mejor; y, en cambio, por lo que he podido observar en las maestras de mis hijos y en mi madre que también ha sido tutora muchos años, un regalo de fin de curso hecho por las criaturas y aderezado por los padres y/o madres, les hace más ilusión, porqué no nos engañemos, un viaje al Caribe seguro que les encantaría, pero no va a ser el caso.

Por tanto, familias del mundo, involucrar a los críos, que en el fondo son ellos los más agradecidos por el trato recibido.

Que los niños hagan dibujos para las maestras, les escriban unas palabras, les hagan un collage, les estampen su mano con pintura… Lo que sea adaptado a su edad, pero que ellos hagan algo. Y si no quieren, tenéis la oportunidad de buscar la causa del por qué no quieren.

Una vez los peques hayan puesto de su parte, nosotros podemos adornarlo más o menos.

En el caso de que los críos sean pequeños como los míos, añadir una foto de cuando empezaron el curso y una reciente para ver la evolución queda muy chulo.

Eso y una bonita encuadernación si son obras de arte hechas en papel o cartulina, o una caja decorada, y ya tenéis un regalo precioso y con mucho más valor que un bolso, por caro que sea.

Y sí, es faena que me añado, porqué la apañá e implicada de casi cada clase soy yo, pero todo sea por ser agradecidos y que las maestras vean que los peques también piensan en ellas y en todo el cariño que han recibido de su parte.

Maestras que me seguís, ¿qué opináis del tema?


Madres y padres del mundo, ¿qué tipo de regalo preferís hacer en fin de curso?