18/8/15

Hasta septiembre

Quería haceros un post larguísimo sobre el follón que es  preparar equipaje para una familia numerosa y además hacerlo por partida doble, porqué nos vamos primero a la montaña, a un albergue situado a cota 2.000m, y de allí pasaremos al caloret del interior de Valencia...

Pero mejor lo dejo estar, básicamente porque la preparación del cumple de los mellis no me ha dejado mucho tiempo, y tema equipaje aun menos, así que a la vuelta más (y espero que mejor).

Nos vamos de vacaciones, ¡que ya tocaba!

13/8/15

Tercer cumpleaños

Carta a los mellizos en su tercer cumpleaños:

Buenos días mis peques,

Dentro de dos días cumplís tres años y es el primero en el que no tengo tanta sensación de tristeza. Supongo que el tiempo todo lo cura, y esa desesperación que sentí cuando nacisteis por haberos dejado de llevar dentro y no teneros a mi lado está, por fin, quedando en un segundo plano.

Cuando vayáis a ser padres intentaré explicaros lo importante que es el contacto piel con piel con el bebé desde el momento en el que sale de la madre, que no os separen de ellos en ningún momento y que la lactancia materna es la mejor manera de alimentar a vuestro hijo. No quiero que paséis por lo que yo pasé. Pero eso ya vendrá dentro de muchos años.

Este año me he volcado a preparar vuestro cumpleaños y eso que seremos cuatro gatos para celebrarlo en casa, pero quería haceros regalos especiales. Regalos pensados con tiempo, con relación con lo que más os gusta y hechos o preparados por nosotros mismo. 

Habéis crecido mucho este año. Habéis dejado de ser bebés para convertiros en un niño y una niña adorables, cariñosos e incluso responsables.

Este año os ha traído muchos cambios que con más o menos tiempo habéis sabido superar con nota. La llegada de N le dio un vuelco a nuestra familia. Juntos nos hemos adaptado a ser uno más y quién lo ha hecho fácil habéis sigo vosotros al demostrarle el amor que le prodigáis y al entender que nosotros debíamos dividirnos aun más.

Le distéis el chupete a los Reyes Magos, fue fácil retirar el pañal, ya sabéis expresaros perfectamente, e incluso contáis hasta diez y reconocéis más de medio abecedario.

Os hacéis grandes. Y estoy orgullosa de vosotros.

Feliz cumpleaños mi Sant Jordi y mi Princesa.

Os quiero mucho.


11/8/15

Regalos de cumpleaños - Rincón de lectura

¡El próximo sábado los mellis cumplen 3 años!

Ya sabéis que para mi esa fecha trae sentimientos contradictorios, pero vamos, es su cumple y hay que celebrarlo a lo grande.

Cumplirán tres años, y aunque me pese, han dejado de ser bebés, con lo que toca buscar regalos interesantes, que motiven hábitos que serán un regalo para toda la vida.

Desde bien bebitos que les hemos enseñado, leído y dejado cuentos. Hemos ido cultivando un hábito, el de la lectura, que para nosotros es muy muy importante. Leyendo o narrando cuentos a partir de imágenes, se aprende vocabulario en las primeras fases de habla y le añadimos ortografía y gramática cuando empiezan a leer ellos mismos.

Desde hace muchos meses, gracias a los cuentos, las letras que salen en los petit suisse, los anuncios de las paradas de autobús, y de mil carteles con los que se cruzan cada día tienen la necesidad imperiosa de asociar letras sueltas a nombres de personas conocidas, y así reconocen ya casi todo el abecedario.

Pues con todos estos antecedentes, hemos querido crear un espacio dedicado a la lectura. Un pequeño rincón en el comedor de casa, porque si a nosotros nos gusta leer en el sofá, es lógico que a ellos les guste leer cuentos en el mismo ambiente que nosotros y no en su habitación o la habitación de los juguetes (que no de jugar).

Al lado del ventanal del comedor hemos montado el Rincón De Lectura. Cualquiera puede montar uno, porque opciones hay miles. Desde un puff, a un cojín en el suelo, pasando por una tienda de indios o un dosel que cuelgue del techo, con una caja de libros al lado o una pequeña estantería.


En este caso, al ser dos niños de momento, y tres en un futuro próximo los que vayan a ponerse a leer, hemos optado por crear una base un poco más grande, así que nuestra mejor solución (teniendo en cuenta que debía ser algo fácil de mover para poder abrir la ventana) ha sido aprovechar un colchón de cuna.

Habíamos pensado hacer un sofá con una cuna vieja, pero nos la ha pedido un compañero y no hemos podido negarnos a dársela. Además por el tema de abrir la ventana no era práctico...

Un colchón de 120 x 60 cm de Ikea sobre una alfombra tipo puzzle de goma eva, con una bajera de LimoBebé que lo proteja de un color vivo y unos magníficos cojines de Ikea, conforman el "sofá" sobre el que ellos se podrán acomodar a leer.







Para tener unos cuántos cuentos a mano hemos comprado una caja de madera pintada de MuyMucho, que dejaremos al lado del colchón.






Y para rematar el rincón encontramos un vinilo chulísimo en Chispum con la leyenda de Sant Jordi, que es el cuento más explicado, leído e incluso representado con títeres en casa de este año.



¿No lo encontráis genial?

Ésta será la sorpresa grande que se encontrarán los mellis cuando lleguen a casa el sábado y que espero que les entusiasme tanto como me entusiasma a mi.

¿Vosotros tenéis algún rincón especial para leer?

3/8/15

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Esta semana se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna a nivel internacional. En nuestro país somos así de especiales y lo celebramos en fechas distintas, pero me ha gustado mucho el tema propuesto este año y me gustaría compartir mi experiencia con vosotros, así cómo algún consejo si me lo permitís.

En mis posts sobre la lactancia de X y la lactancia de N ya habéis podido ver cual ha sido nuestra trayectoria, pero aquí me quiero centrar en la vuelta al trabajo en cada caso.



En la lactancia de X fue más sencillo seguir teteando (este verbo debería incluirse ya en la RAE) una vez re-incorporada en el mundo laboral.

Debido al parto de mellizos, el ingreso de 26 días de X, que el permiso de lactancia que me pertocaba era doble y las vacaciones no disfrutadas del año anterior, me incorporaba al trabajo cuando los mellizos ya habían cumplido los 7 meses. Pude completar la lactancia materna exclusiva de 6 meses e introducir la alimentación complementaria.

También tuve la suerte de que a X le encantó la cuchara y fue fácil sustituir algunas tomas de pecho por papillas varias, así que mientras yo no estaba con ella, devoraba los platos que se le ponían delante y al llegar yo se pegaba al pecho como si no hubiese mañana.

X ha disfrutado de una lactancia prolongada de 33 meses, 26 de los cuales "conciliados" con mi jornada laboral.

Con N fue más difícil. Juntando el permiso maternal con el de lactancia y las vacaciones no disfrutadas del año anterior, mi re-incporporación fue a sus 5'5 meses.

Probé una semana antes a darle mi leche pero con biberón, pero no la quería. Pensaba que no quería el bibe, pero resulta que lo que rechazaba era la leche materna recalentada... Si le daba leche de fórmula hecha con agua a temperatura ambiente se la tomaba sin problemas. Con tetina de recién nacido, pero se la tomaba.

Al volver al trabajo sin haber bajado la demanda del pecho previamente, la primera semana lo pasé fatal por las igurguitaciones mamarias. Tantas horas sin tener a N al pecho hacían que mis pechos estuviesen a punto de explotar.

En el trabajo no podía sacarme leche porqué en el baño no hay enchufes y en mi escritorio no podía, con lo que tenía que aguantar y esperar que mi cuerpo se acostumbrase al cambio de demanda. Por suerte o por desgracia mi cuerpo solo tardó una semana en acostumbrarse y bajó la producción, con lo que complicó y mucho el poder extraerme leche. A parte N pasaba de tomar leche materna extraída. No la quería ni con cereales.

Visto lo visto decidí olvidarme del sacaleches, porqué además ya podíamos introducir más alimentos, y como le pasó a su hermana, a N también le encanta comer de cuchara.

Intenté seguir amamantando a N, pero al destetar a X y acabar con el tándem, N tenía que trabajarse solito la lactancia y decidió que eso era demasiada faena para él solo. Empezó a rechazar el pecho y se destetó por voluntad propia.

Por suerte, la vuelta al trabajo de mis dos lactancias ha sido con los 6 meses de lactancia materna exclusiva cumplidos o casi.

Si no vais a poder alargar vuestra vuelta al trabajo durante tanto tiempo como yo, os recomiendo, si me lo permitís, lo siguiente:


  • Asistir a charlas sobre extracción y conservación de leche materna.
  • Comprar un buen sacaleches dejándoos asesorar por alguien que sepa del tema, no en cualquier farmacia o tienda de puericultura. 
  • Hacer oídos sordos a quién os diga que no vale la pena mantener la lactancia si ya vuelves a trabajar.
La leche materna es uno de los mejores regalos que le podéis brindar a vuestros hijos (y no he leído nunca a Carlos González, ni creo que lo haga).

Si vosotras y vuestros bebés queréis seguir con la lactancia, tenéis el éxito asegurado.

Se puede lactar en cualquier parte, estando embarazada, a niños de diferentes edades...

Que no os afecte lo que os digan.