29/6/15

Ropa de bebé

Llega la semana 24, estás de 5 meses y empiezas a plantearte qué ropa necesitas para el bebé.

Miras en la cartilla del embarazo lo que tienes que poner en la bolsa para el hospital y se te abren los ojos de par en par con la de cosas que pone. Que si camisas de batista, bodies, polainas, jerséis de perlé, ranitas, peucos, gorrito, manoplas, pijamas, peleles…

¡Alto ahí! Primero, la lista es genérica y por tanto no tiene en cuenta épocas del año. Segundo, no hace falta llevarse el armario entero. Si se mancha una muda del peque seguro que abuelos, tíos o quién sea se ofrece a lavarlo y traéroslo impecable al día siguiente.

De todas maneras no me voy a centrar en lo que hay que llevar al hospital, os diré lo que una madre de mellizos primero, y de un tercer bebé después, considera imprescindible y qué prescindible en cuanto a ropa se refiere.

Absolutamente imprescindibles, bodies, bodies y más bodies. Sea verano o invierno, para recién nacidos son la mejor versión de camiseta que pueden usar, y ¿sabéis por qué? Porque no les dejaréis con la espalda o la barriga al aire.

Queramos o no, al coger a un bebé, lo más típico es que las camisetas o jerséis se les suban, por tanto con los bodies evitaremos eso.

Y a medida que ellos crezcan y se muevan más evitaréis que ellos mismos se los suban.

Como os decía en otro post, para mí, los mejores bodies para recién nacidos son los de tipo kimono, que se abrochan cruzados.

Petit Bateau



Y si os dejáis aconsejar sobre marcas las que mejor resultado me han dado son LimoBebé y Petit Bateau.

Aguantan muy bien los lavados y el tacto sigue siendo agradable con el paso del tiempo, no se ponen ásperos. Y no pierden color.

Petit Bateaux son más clásicos y LimoBebé tiene colores muy llamativos.

Limobebé


Para mí siempre han sido muy cómodos los peleles. Por si alguien no sabe que es un pelele viene a ser el típico pijama de bebé de cuerpo entero, con pies incluidos si es de invierno y corto de verano. Pero los hay que no son pijama, sino modelos para salir a la calle.

Es mucho más fácil vestir a un bebé con un pelele que con camiseta, pantalón y calcetines o peucos.

Y oye, a los bebés se les permite ir por la calle con pijamita también. Nadie te dirá que lo llevas en pijama, seguirán diciendo “qué mono va”.

Otra opción de vestuario que me gusta es usar polainas en vez de pantalones. Las polainas son los pantalones que también tapan los pies.

Para mí el tema es evitar en la medida de lo posible los peucos o calcetines. He tenido bebés pequeños, para nada gorditos y siempre iba buscando calcetines o peucos por el suelo o la cuna. Y cuando veía unos que no se les caían los lavaba a mano para poder volverlos a usar rápido.

A partir de ahí, según haga más o menos frío pues añadir jerséis o camisetas al conjunto de polainas.

Sobre éstos si hablo de marcas me puedo extender una barbaridad… Tuc Tuc, Bóboli, Mayoral o LimoBebé de nuevo son marcas de calidad fácilmente contrastable.

Bóboli


Y cuando son más mayores, véase cuando ya andan, sí que se les viste con ropa cómoda y conjuntaditos. Pero no hace falta que para ir al parque vayan con camisa o vestidos y medias… Hay que ser práctico y tener en cuenta que se van a manchar, a arrastrar por el suelo, y que la ropa puede romperse.

Tejanos para niño y leggins para niña, es lo que más hemos usado en esta casa. Y los tejanos con botón de click, que luego llega la operación pañal y nos enfadamos cuando hay un escape, pero resulta que el pobre crío no ha conseguido bajarse el pantalón por culpa del botón…

Mayoral


¿Qué pondría en la de prescindibles en cuánto a ropa de bebé? Fácil, vestidos y abrigos.

Las niñas van muy monas con vestidos, pero cuando ya andan. Si son bebés, lo único que consigues es que se les suban y acaben desabrigadas.

Y con los abrigos van incómodos a más no poder. Le pones un abrigo a un bebé y parecen un muñeco Michelin o Maggie Simpson con su buzo en forma de estrella que no la dejaba moverse.

Si les llevas en el carrito ya van con un saco que abriga un montón, y si les portear los tapas con tu propio abrigo o un cobertor además de darles el calor de tu cuerpo.

Es que cuando lo saco del cochecito coge frío. Pues lleva un arrullo y lo envuelves bien, pero pobrecitos no hace falta ni que acaben sudando ni que no puedan moverse.

Si ya andan y no van en el carro, yo encontré muy prácticos unos abrigos tipo chubasquero de la marca Tuc Tuc. Por fuera son impermeables pero por dentro van forrados con tela parecida a la de polar, así que paran el viento, abrigan y además no son gruesos, con lo que van muy cómodos.

Tuc Tuc

Después de probar esos abrigos, mis hijos no han querido saber de los que son acolchados y gruesos.

Volviendo a la lista de qué llevar al hospital deciros que gorritos con un par son suficientes, y en verano ni eso, con uno para justo el momento de nacer ya vale.

Las manoplas no las he usado en la vida. Me las regaló mi tía y me dijo que era por si nacían con las uñas largas… Pues sí, nacieron con las uñas largas, pero lo que hice fue comprar una buena lima de uñas de esas de cristal que son finísimas y limárselas.

Los bebés necesitan contacto, tienen un reflejo muy instintivo de prensión, así que ¿para qué vamos a complicarles poniéndoles manoplas?

Sobre las camisas de batista ya me pronuncié en el post sobre prescindibles. Pueden ser muy bonitas pero poco prácticas, igual que los jerséis de perlé que no se pueden meter en la lavadora.

Hasta aquí el resumen de lo que yo compraría/pediría que me regalasen y lo que no.

¿Echáis algo en falta?


26/6/15

Panera dels tresors - Cesto de los tesoros

Estoy segura de que la mayoría de vosotras ya sabéis que es el cesto de los tesoros o como le llamamos en catalán, la panera dels tresors.

Para quién no lo sepa lo explico de mejor manera que sé y os subo fotos de una que estoy preparando para regalar.

Se trata de preparar un cesto con objetos cotidianos con los que pueda jugar el bebé sin riesgo de atragantamiento, corte o atrapamientos. Los golpes son inevitables les demos los juguetes que les demos...

Normalmente el cesto es de mimbre, aunque yo estoy haciendo uno de trapillo, y no muy hondo. La altura dependerá de su el bebé ya se sienta solo o no, ya que desde postura de decúbito-pron no llegarán al contenido del cesto si es muy alto o lo intentarán volcar y se les puede caer todo encima.

Ésto es algo que podemos ir adaptando cambiando el cesto a medida que crezca el bebé.





En cuanto al contenido os pongo una lista de objetos que podríamos poner y que se encuentran fácilmente:

  • Utensilios de cocina de madera
  • Limón o naranja seca
  • Botones muy grandes
  • Retales de tela con diferentes texturas
  • Cintas
  • Cadenas
  • Pelotas
  • Cilindros de cartón grueso o madera
  • Huevo de madera zurcir calcetines
  • Red de pesca
  • Cascabeles
  • Conchas
  • Piedras de playa
  • Saleros con arroz
  • Sonajeros
  • Saquitos con hierbas aromáticas
Como veis son cosas que tenemos por casa o que podemos comprar y muy asequibles.

Os muestro el contenido de la mía.







Pensad en lo felices que son cuando les lleváis con vosotros a la cocina y les dejáis una cuchara de madera, o las risas que les provoca jugar a "tat" con un trapito o un pañuelo.

¿Cuántas veces os habéis gastado un dineral en un regalo y lo que más le ha gustado a la criatura ha sido el papel o la caja?

Como el contenido del cesto de los tesoros son cosas que usamos en el día a día podéis ir cambiándolo, así tendrán algo nuevo que descubrir cada cierto tiempo.

Os dejo un par de links de tiendas donde podéis comprar "paneras" hechas o con el contenido por separado:




25/6/15

P3 - El paso al "cole de grans"

Dentro de poco más de tres semanas los mellizos acabarán el curso y con él el primer ciclo de educación infantil. La guardería vaya...

Esta primera etapa escolar solo puedo resumirla diciendo que HAN SIDO MUY FELICES.

Han ido a una guardería que es muy respetuosa con los niños. Todos los tempos los marcan ellos, no se les obliga a hacer ninguna actividad de las que se proponen, aprenden a través del juego, experimentando, compartiendo. 

Respetándoles a ellos, ellos aprenden a respetar a los demás, a ayudar y colaborar.

Es una guardería donde no se hacen fichas, no se obliga a comer, los niños duermen cuanto necesitan, la adaptación dura lo que los niños necesiten o los padres y familiares puedan, sean días o meses.

Es una guardería que permite la entrada de los padres a las aulas siempre que se quiera y se respeten los horarios de comida y siesta.

Tenemos cinco guardería públicas más cercanas a casa que esta, pero no la cambio por ninguna y aunque los dos próximos años sean una locura logísticamente hablando, N irá allí sin dudarlo.

El título del port es P3 - El paso al "cole de grans", y por eso creo que era necesaria esta introducción, porque para hablar de hacia donde vamos primero hay que saber de donde venimos.

En septiembre los mellis irán a un colegio que solo han visto desde fuera, pero que yo conocía muy bien. Digo conocía porqué estudié allí durante 12 años, pero se está transformado.

Sigue siendo un colegio enorme; abarca desde segundo ciclo de infantil (P3) hasta bachillerato y ciclos formativos (veintitantos años). Era un colegio de los de libro de texto, pero editados por el personal docente del centro y con la estructura de clase estática, donde mesas y sillas no se movían.

Esto ha cambiado. Están haciendo aulas diáfanas, con gradas, puffs, mesas enormes para trabajar en grupo, islas de ordenadores... Todo un conjunto de elementos que permiten aprender tratando las materias a partir de un proyecto, de manera globalizada y colaborativa.

En P3 tienen todo organizado por "espacios", "ambientes" o "rincones", como queráis llamarle, igual que en la guardería a la que van.

La escuela me gusta y mucho. Han mejorado e innovado en su proyecto educativo, pero como madre tengo miedo a este cambio de escenario. Miedo, temor, preocupación... No sé bien bien como explicarlo.

El próximo curso los mellis irán a clases diferentes. No nos lo han impuesto, lo preferimos así, pero esto no quita que me dé cosa como puedan llevarlo al principio.

No dependen para nada uno del otro. En la guardería juegan casi siempre por separado, pero saben que se tienen cerca y se ayudan cuando a alguno le pasa algo.

En el nuevo colegio hemos pedido que les pongan las camas juntas a la hora de la siesta. Cada grupo come en su clase, pero la siesta la hacen todos juntos en el aula de psicomotricidad.

Casi cada semana hacen alguna actividad juntándose con las otras clases y en el patio estarán juntos, pero pasarán horas sin verse y supongo que al principio puede ser muy extraño para ellos. Y más teniendo en cuenta que son su único referente conocido en ese nuevo colegio enorme y que yo no me pasaré media hora como mínimo en su aula y charlando con la maestra cada día.

Además hay otro tema... La adaptación es casi inexistente, cosa que no nos dijeron en las puertas abiertas. Lo único que se hace es ir un día de la semana anterior al inicio del curso durante 45 minutos con los padres para que le pongan cara a la maestra y vean su aula.

Hablando con la educadora de la guardería me dio la idea de que hagamos nosotros la adaptación a nuestro gusto.

Yo ya me lo he montado para tener vacaciones en septiembre para poder hacer la adaptación de N en la guardería, y el papi se había cogido dos días para la que pensábamos que sería la adaptación de P3, así que igual el primer día les recogemos a mediodía, y el segundo que coman en casa pero vuelvan al cole después de la siesta.

No será una gran adaptación, pero el primer día no será full time.

Desde aquí insto a todos los colegios a hacer adaptación en P3. ¿No sería mejor hacer una entrada paulatina que tener que jugar a arrancar cebollas?

En vuestros colegios, ¿cómo organizan la entrada a P3?

24/6/15

Granja d'Aventura Park

Hace dos domingos tuvimos la oportunidad de visitar Granja d'Aventura Park, un recinto que integra granja, huerto y zona de ocio con recorridos de puentes y tirolinas.

En la entrada conocimos a Diana que nos dio un plano y nos explicó el funcionamiento de todo y los horarios, pero ya os aviso de que el plano no lo miramos. Todo está muy bien señalizado y no hay pérdida posible.

Nada más llegar nos fuimos a la zona de granja y los mellis alucinaron con el Toca-Toca.

Poder entrar en la "casa" de los animales y además que te permitan tocarles les encantó. Eso sí, los pobres nos preguntaron tres veces si de verdad podían hacerlo. Les enseñamos el cartel y les explicamos que podían tocar a los animales siempre que éstos se dejasen, no estuviesen dormidos y respetasen su zona de descanso.

La cara que pusieron no daba lugar a dudas de lo contentos que estaban ya, ¡y acabábamos de llegar!

Tocaron al pato, a los cerditos y X consiguió tocar a dos codornices y una gallina. A no lo consiguió y se quejaba de que a él la gallina no le quería, cosa que X aprovechó para chincharle todo el día...





Pudimos tocar a los burros y darle de comer a la pony Carmen, la vaca Ramona y a los cerditos desde la valla, y a las cabras y ovejas desde dentro.

Con las ovejas X tuvo un momento de pánico porque se quedó entre la valla y dos ovejas y no tenía por donde salir, pero su padre la salvó.

Ya no quería estar con los animales de granja y nos fuimos a ver a los animales exóticos, pero tanto N como X tenían hambre, no paraban de quejarse y decidimos ir a comer y dejar de molestar en la explicación.

Fuímos a la zona de picnic (los mellis alucinaron con las enormes rocas que sirven de mesas) más cercana a la granja y nos comimos rápido los tuppers que habíamos traído de casa para poder llegar a tiempo al ¿Sabías que...?

Allí conocimos a Júlia, una de las granjeras y amor platónico de los mellis, que nos explicó qué comía cada animal de la granja y nos enseñó las diferencias entre los huevos de gallinas, pavos reales y emús. Reconozco que a estos últimos no los había oído nombrar en mi vida.

Y del ¿Sabías que...? nos fuimos con Júlia a volver a dar de comer a los animales, y si no hubiese sido por ella, X no habría vuelto a entrar a tocar a ovejas y cabras.






N se estaba echando la siesta y aproveché para ir sola con los mellis a ver el huerto y explicarles que es un espantapájaros.

Mientras estábamos abajo empezó a llover y a los peques les hizo gracia subir "la montaña" corriendo mientras llovía para volver hasta la granja.

Por cierto granjeros, me costó sudor y lágrimas, literalmente, que A no recogiese toda la cosecha de pimientos y tomates. Intenté convencerle de que no se podían recoger aun porque no estaban maduros, pero ahora el verde se ha convertido en su color favorito y no había tu tía... Al final con lo de la lluvia resolvimos el conflicto.

Cuando cesó la lluvia aprovechamos para ir al bar a merendar y subir al circuito de puentes para peques, donde nos volvimos a encontrar a Júlia, que nos informó de que estaba cerrado porque al mojarse con la lluvia resbalaba. Así que se pusieron a jugar en el arenero mientras papi y yo descansábamos un rato en el bar.

En cuanto se secó el circuito fuimos para arriba y allí nos quedamos hasta la hora de ir para casa.






Por supuesto no podíamos irnos sin que le diesen un beso y un abrazo enorme a Júlia, su amor platónico como os decía.

Y llegó el momento enfado, porque, como era de esperar, no querían irse. Se lo habían pasado muy muy bien.

Y después de la crónica de la visita cosas a comentaros:

  • Podéis llevar la comida de casa sin problemas, pero tened en cuenta el calor para la conservación de la comida.
  • No se pueden entrar bebidas. Nosotros solo llevamos lleno el vaso de aprendizaje de N, que no nos pusieron problema para entrarlo. Para los mellis nos llevamos sus botellas tipo bidón de bici y las llenaron ellos mismos en la fuente, y nosotros nos compramos un par de botellas de 1,5 litros, que valían 2€ cada una, así que no os penséis que se aprovechan con el precio.
  • Hay varias zonas de picnic, así que no creo que haya mucho problema para encontrar sitio y además contáis con tronas en la zona de bar.
  • También encontraréis lavabos distribuidos por las diferentes zonas, algo importantísimo cuando estás en plena operación pañal. Y también disponen de cambiador para bebés, algo que se agradece y mucho.
  • Allí trabaja mucha gente y todos se saben los horarios de las actividades, así que si tenéis dudas prguntad sin reparos.
  • Imprescindibles la crema solar y gorra, para peques y mayores.
  • Los caminos no están pavimentados así que os aviso de que cuesta arrastar los cochecitos de bebé.
  • Por favor, sed respetuosos con los animales. Había un par de familias gritando como energúmenos y agobiando sobremanera a los animales.
  • Hacen descuento a familias numerosas y monoparentales, lo que desde aquí consideramos un puntazo.
Y ahora peticiones de mejora:
  • Con lo bien integrado paisagísticamente hablando (me sale la vena profesional), cambiad las sombrillas, por favor. Algo de color tierra u oliva quedaría mucho mejor que esos colores tan chillones...

  • Para mí falta otro panel con los horarios en la zona de granja.
  • Más turnos de ¿Sabías que...? por favor. Solo con tres se queda corto.
  • Y ya por pedir que no quede... Sería fantástica una zona de relax para los padres hecha con palés y cojines en la zona de tirolinas ;)
Muchas gracias por darnos la oportunidad de visitaros. Ya os hemos recomendado a varios amigos y dos familias ya han ido y han quedado encantados.

22/6/15

La lactancia de N

Hace tiempo que imaginaba que la lactancia de N no duraría tanto como  la de su hermana, pero tenía la esperanza de que llegase al año.

La lactancia de N ha llegado a su fin. La decisión ha sido única y exclusivamente suya, y el destete ha llegado apenas un mes después de que destetase a X.

La lactancia de N no ha sido ni tan idílica, ni tan bonita, ni tan fácil como la lactancia de X.

Que X hubiese seguido mamando durante el embarazo había hecho que N tuviese leche nada más nacer. Fue fácil que empezase a comer porque no tenía que trabajárselo demasiado. X le había facilitado la tarea.

A los dos días de parir tuve una subida de leche brutal y N incluso se agobiaba con tanta leche que le salía. Se atragantaba, sacaba leche por la comisura de la boca, se apartaba, y llegaba a rechazar el pecho porque a veces simplemente quería chumar para relajarse y lo que le pasaba con el pecho era lo contrario, se ponía más nervioso.

La sobreproducción tardó dos semanas en controlarse. Dos semanas de dolores, quemazón, sin apenas poder levantar los brazos, empapando discos absorventes por un tubo y con ojas de col dentro del suje para intentar aliviar la igurguitación.

N pilló el truco de que si no cogía toda la aureola no le salía tanta leche y se agobiaba menos, pero eso era una mala postura y me ha llevado a estar al borde de la mastitis en muchas ocasiones durante estos casi 8 meses que ha durado su lactancia, y de las que me he librado gracias al tándem con X.

N solo ha tenido una crisis de lactancia y fue a los 5,5 meses, justo antes de que yo volviese a trabajar, y por tanto casi me gano otra mastitis más por pasar más de ocho horas fuera de casa sin un bebé que vaciase los cántaros.

Es cierto que me he ahorrado tener al peque pegado al pecho todo el santo día cada pocas semanas, pero también ha sido más difícil dormirle y calmarle los lloros, además de que me molesta menos dar el pecho que sufrir todos esos dolores.

Durante las dos semanas que duró la lactancia mixta, N demostró que prefería la teta al biberón, pero claro, a menor estimulación menor producción, lo que tenía como resultado mayor cabreo por su parte.

Entró en juego la cuchara y simplemente le encantó. Cualquier papilla que le des vuela y muy rápido.

Cabe decir que yo quería probar con el BLW pero el entorno no estaba, ni está, por la labor, así que vamos con papillas.

La alimentación complementaria redujo aun más la lactancia materna, y en ese momento decidí destetar a X.

Como os expliqué aquí, ya no me sentía cómoda dando de mamar a X y pensé que era el momento de destetarla. N ya tomaba poco pecho y pensé que ella ya no se tomaría tan mal que me negase a darle teta.

El destete de X desencadenó una menor producción aun, y claro, N lo de trabajarse la lactancia no lo ha hecho nunca, así que entre quejas, mordiscos y tirones de pezón me ha hecho ver que prefiere un biberón a la teta. Y un yogur al biberón, todo hay que decirlo.

Voy ofreciéndole el pecho pero en las dos últimas semanas no lo ha cogido para nada más que para morderme, así que hasta aquí ha llegado mi trayectoria de madre lactante.

Casi 34 meses dando pecho, 33 meses a X, 7 meses en tándem y 3 semanas solo a N. 

Casi tres años dando pecho que hacen que ahora me sienta extraña al no hacerlo


17/6/15

Embarazo múltiple ¿Cómo afrontarlo?

Hace pocos días unos amigos, vecinos y compañeros de AMPA, nos anunciaron que están embarazados de mellizos.

Nos lo dijeron entre lágrimas y sensación de agobio. Ya son padres de una niña de 27 meses que según ellos es una terremoto.

Habiendo visto niños terremoto de verdad, opino que no lo es tanto.

No se han sometido a tratamientos, son jóvenes y nada les hacía sospechar que pudiesen quedarse embarazados de dos bebés, por tanto, admito que su shock es de lo más normal, pero el agobio les viene más por los posibles problemas durante el embarazo, parto y postparto que no de si podrán sacar adelante a la familia numerosa.

Yo tuve ciertos sustos en el embarazo; pérdidas en la semana 13, dinámica de contracciones en la semana 27 y nueve semanas de reposo relativo. Mi parto fue por cesárea porque A, que era el que debía salir primero, estaba colocado en podálica y X nació con crecimiento intrauterino retardado y estuvo 26 días ingresada en neonatos hasta que llegó a los 2kg.

Pero un embarazo múltiple no tiene porque ser problemático.

Vale, simplemente por ser múltiple ya se considera de riesgo, pero no tiene porque haber problemas.

Mi tía no tuvo ni una complicación en el embarazo gemelar y parió de manera vaginal a los mellizos de casi 3kg cada uno, a las 38+2 semanas.

Yo tenía 10 años por aquel entonces y lo que recuerdo de su embarazo es que tenía una barriga gigante con una línea alba de dos dedos de ancho, pero que nos llevaba al parque a mi primo y a mí.

Tuvo peor embarazo, y no digamos parto, con su hijo mayor que con los mellizos.

No soy de dar consejos, ya lo sabéis, pero recomiendo no adelantar acontecimientos. Es mejor ir paso a paso y afrontar los problemas cuando lleguen, si es que llegan. No hace falta agobiarse antes de tiempo por algo que no tiene porque suceder.

Un embarazo múltiple puede ser una carrera de obstáculos o un camino de rosas, pero igual que lo puede ser uno de un solo bebé, y en este último caso no nos preocupan tantas cosas a priori.

Lo único que tendría en cuenta es la elección de ginecólogo y de clínica donde parir. Y os cuento el por qué.

La elección de ginecólogo para mí la determinaría si es de los que ante un embarazo gemelar ya da por supuesto que realizará una cesárea programada en la semana 37. Un parto múltiple NO TIENE QUE SER POR CESÁREA por el simple hecho de ser múltiple. Así que a la mínima insinuación de algo así cambiad de médico.

Sí el que está colocado más abajo, es decir el primero que nacerá, está en cefálica, el segundo da igual como esté colocado, se puede tener un parto vaginal. Por tanto, si os insinúan una cesárea por ese motivo cambiad de médico también.

Otra cosa a tener en cuenta, visto lo que pasa en algunas clínicas aun, es el protocolo de la unidad de neonatos, y os insto a averiguarlo aunque vuestro embarazo sea de un solo bebé, porque por una simple ictericia puede entrar allí.

En cuanto a protocolo me refiero a si os dejarían estar con los bebés 24h, si se permite el piel con piel, si son los padres los que dan de comer a los bebés y los cambian o solo pueden hacerlo las enfermeras, si promueven la lactancia materna...

Como contaba en esté post, hay clínicas privada como la Clínica del Pilar de Barcelona que no permiten estar a los padres con sus hijos más que cada 3h, y no lo concibo. No sé que habría sido de mi cordura si no hubiese podido estar con mis bebés todas las horas que quisiese.

Las revisiones ginecológicas en un embarazo múltiple son las mismas que en uno normal hasta el tercer trimestre, en el que se controla más seguido para comprobar que todo va bien.

Por último deciros que si por cualquier cosa podéis tener un parto muy prematuro, o de menos de 33-34 semanas, id sin dudarlo a un hospital público, y si sois de Barcelona id a Sant Joan de Déu o Vall d'Hebron, que son los de referencia en neonatología.

En una clínica privada, si ven un caso complicado trasladarán a vuestro bebé y os podéis ver cada uno en un lado.

Y si los bebés pesan más de 2kg, nacen con más de 35 semanas y sin problemas respiratorios, no tienen porque ir a neonatos. Yo aun no entiendo por qué A estuvo cuatro días en neonatos y no conmigo en la habitación.

Espero que este post os ayude si os vais a unir al mundo de las familias múltiples. Y por supuesto, MUCHAS FELICIDADES. Puede que se os haga una montaña, pero tener dos bebés a la vez mola, y mucho.

PD: si no os habéis pasado por el blog de SomosMúltiples ya estáis tardando. Es el blog de referencia para todo el mundo múltiple.

15/6/15

CUNA DE VIAJE

Hoy me gustaría hablaros sobre los pros y contras de diferentes cunas de viaje que he probado.

Como siempre, remarco que no es un post patrocinado. Las cunas de las que os hablo nos las han regalado, dado en herencia o prestado y simplemente escribo este post desde el punto de vista de una madre de mellizos.

La primera cuna de viaje de la que os quiero hablar es la que elegimos para que usasen los mellis a la vez, es decir, una cuna que medía 1x1m en la que caben los dos niños.

Os diré que hace 3 años y pico no nos resultó fácil encontrar cunas de viaje de este tamaño, y que después de buscar en San Google, encontré un par que se vendían en unas cuantas tiendas de Barcelona, y por tanto era más fácil que las encontrasen los familiares que nos la iban a regalar.

Finalmente llegó a nuestras manos la cuna MS.

Foto Eurekakids

Cumplía con el 1x1m, tenía unos colores más vivos que la otra que habíamos encontrado, tiene una cremallera que permite abrir un lateral para sacar a los niños o que salgan ellos solos si la usas de parque.

El sistema de plegado y desplegado es el habitual de las cunas de viaje de casi todas las marcas, y plegada no ocupa más que una normal, pero hace más de 3 años no nos vendían colchón a parte y lo que teníamos que usar es la pieza con la que se envuelve la cuna para plegarla, que es fina y dura.

Foto Paseobebé

Si queríamos un colchón debíamos pedir en una tienda de colchones que nos hiciesen uno a medida.

Recomendación su vais a tener múltiples y estáis pensando en comprar algo así para ponerles juntos: NO lo hagáis hasta que hayan nacido y comprobéis si toleran la compañía uno del otro en la cuna normal.

A y X eran incapaces de dormir uno al lado del otro sin zurrarse y por tanto apenas aprovechamos la cuna de 1x1m en modo doble.

Por suerte heredamos otra que había sido de mi primo, de la marca BBY.

Foto Solostocks

Ésta incorporaba un móvil de muñecos y un cambiador que nunca usamos. El móvil porque quedaba tan arriba respecto de donde iba el bebé que no le vimos la gracia, y el cambiador porque molestaba a la hora de meter y sacar a los peques de la cuna.

El sistema de plegado y desplegado es el mismo que el de la MS, pero ésta si que tenía colchón, con lo que ya llevas dos bultos en vez de uno en el coche, y además la funda del colchón era de plástico y se le rompió el asa a los dos días. Ahora puede que la hayan mejorado, pero la verdad es que no lo sé.

Como la MS ocupaba mucho espacio nos dejaron otra de la marca Nurse, de las mismas medidas que la BBY, pero para mí su sistema de plegado es mucho más complicado.

Foto Tiendasmari

No solo tienes que levantar primero el fondo y después conseguir apretar los botones del centro de cada barrote para plegar los laterales, si no que además tiene que girar esos botones 180º grados, cosa difícil porque están escondidos dentro de la tela protectora de la estructura de la cuna.

Todos los que la hemos usado vemos como un drama plegarla.

Por último, mi cuñada nos pasó su cuna de viaje de la marca Babybjörn y es la que hemos decidido quedarnos para N.

Foto Babybjörn

Pesa muy poco, es facilísima de montar y desmontar, y además tanto estructura como colchón se guardan en una misma bolsa, de tela fuerte y con asas grandes, muy cómoda de llevar.

Un día estaba A durmiendo en ella y se metieron X y las dos primas a despertarle y la cuna ni se movía, así que garantizo la seguridad anti-vuelco de la misma.

Hasta aquí mi comparativo. Espero que mi experiencia os sirva de algo.

Por petición popular os pongo precios que he encontrado en Amazon:

MS: cuna 73€ + colchón 32,15€ = 105,15€

BBY: cuna 55,95€ + colchón 25€ = 80,95€

Nurse: cuna 70€ + colchón 25€ = 95€

Babybjörn: todo 199€ 


11/6/15

Las Estrellas de Colores - Boolino

En esta segunda colaboración con Boolino ha llegado a nuestras manos el cuento Las Estrellas de Colores de Mireia Canals y Sandra Aguilar de la editorial Salvatella.

Este cuento forma parte de una colección que trata emociones y sentimientos y está orientado a niños de 2 a 8 años.

Al ver los títulos que se nos proponían no dudé en intentar hacerme con uno de los de esta colección.

Mis hijos aun no tienen 3 años y son lo que se llama pre-lectores, lo que quiere decir que necesitan que un adulto les lea y explique el cuento, pero están en ese punto de no saber expresar lo que sienten.

No nos engañemos, si para los adultos muchas veces es difícil explicar lo que sentimos, imaginaros para los niños que aun están adquiriendo vocabulario.

Creo que es muy importante educar la inteligencia emocional para saber gestionar todos esos sentimientos que vamos acumulando cada día.

Y para tratar todo esto con niños qué mejor que apoyarnos en cuentos



Las Estrellas de Colores trata de unos niños que en el parque descubren como a otros les salen estrellitas alrededor de la cabeza, en mayor o menos medida, dependiendo de lo bien que se lo están pasando.

Veo muy acertado asociar la alegría con estrellas de colorines. Es como relacionar ese sentimiento con luz. Algo alegre siempre es luminoso y lleno de color.

Los ímputs visuales siempre son muy importantes para los niños y les es más fácil entender algo si lo relacionan con una imagen.

El alto contenido gráfico y que el texto sea con freses cortas lo hace ideal para niños que se inician en la lectura.

Si tenéis la oportunidad de leerlo con vuestros hijos espero que lo llevéis más allá de una simple lectura.