31/3/15

Monstruua - Respondiendo su post

Antes de nada os enlazo el post al que intentaré responder contando mi experiencia de trimadre desde hace poco. El post es de @monstruua y se llama Cómo me apaño con dos bebés pequeños. 

Pues no, yo tampoco tengo una solución definitiva a todas las situaciones diarias con las que me encuentro, pero igual alguna cosilla diferente hago/hacemos (aquí incluyo al padre de las criaturas).

Sigo el mismo guíon que Monstruua:

Comida: en mi caso desayuno en unas tres tandas... Una antes de que se levanten los mellizos para ir a la guarde, lo que viene siendo a las 6:45 de la mañana. Ahí cae un simple café con leche. Recién levantada no me entra nada más.

Sobre las 8h (antes de que N pida teta) un par de rebanadas de pan bimbo con mermelada y picoteo unos cereales. Y a las 11h mientras estamos de paseo acaban cayendo dos donuts...

Para comer si hay sobras de la cena anterior, o una de las abuelas ha traído tupper perfecto, sino se tira de cosas que se cocinan rápido (pizza, sopa, pasta con tomate).

En la cena el padre de los niños cocina para todos o la thermomix hace su faena.

Con la lactancia en tándem yo también como cómo si no hubiese mañana y no paro de perder peso.

Dormir: el padre se encarga de leerles el cuento a los mellizos y de levantarse si hay algún despertar nocturno en esa habitación, cosa que sucede de manera muy esporádica. Yo me encargo de N porqué teta solo doy yo.

Cuando solo estaban los mellizos los teníamos repartidos. El padre se encargaba de A porqué comía bibe y yo de X porqué comía pecho.

Paseo/Parque: los paseos ahora o se hacen en familia al completo o si solo estoy yo es para ir directos a un parque adaptado a la edad de los mellizos, así no necesitan que los aupe para llegar a ningún sitio y ellos solos se apañan. Además en Barcelona, los parques que son exclusivos para peques de 0 a 5 años están todos vallados y a una distancia mínima de 15m de la calle, y normalmente los padres son muy conscientes de que deben cerrar las puertas de acceso.

Si estoy sola N va en la mochila y tengo las manos libres para coger a los mellizos y cruzar las calles.

De la guardería casi siempre vuelvo sola con los tres peques y cogemos dos autobuses (a mi paso, andando serían solo 12min, al de ellos una eternidad), y nos va la mar de bien.

Si somos más N va en el cochecito y así mientras uno lo vigila el otro juega con los "mayores".

En casa: cuando no se puede salir porqué hay uno enfermo o hace mal tiempo intento tirar bastante de pintar, explicar cuentos, cantar canciones o montar puzzles. Mientras N está en su mantita de actividades jugando o en la hamaca muy atento a todo lo que hacemos.

Cuando ya el nivel de berrinches/conflictos llega a un punto desquiciante me aclamo a Santa Peppa Pig o San Mickey Mouse en la tele, que son los que consiguen calmar los ánimos normalmente.

Y hasta aquí mis aventuras y desventuras de organización de familia numerosa.





25/3/15

Cabreada

Si me seguís en twitter habréis notado que estoy muy cabreada últimamente. Cabreada con los políticos que nos gobiernan en este país, porqué según ellos quieren hacer que seamos uno de los paises que lideren este mundo pero no invierten ni estudian en políticas sociales que ayuden a hacer crecer la natalidad y a conciliar la vida familiar y laboral.

En este país de pandereta todo aquel que manda recoge sobres, paga con targetas de colores oscuros o alarga la mano cuando no le ven, pero pensar en alargar el permiso de maternidad hasta los 6 meses es un gasto que no nos podemos permitir.

Ya no digo tener permisos de 18 meses como en Suecia o Francia, solo hablo de 6 meses, que es lo que la OMS recomienda que dure la lactancia materna de manera exclusiva.

Pero no, vamos a seguir dando dinero a bancos que han dejado en la miseria a miles de personas, vamos a seguir pagando desplazamientos y dietas a políticos que resulta que tienen vivienda a donde se desplazan, vamos a permitir que se amañen concursos públicos para cobrar bajo manga, vamos a dejar que se cobren pensiones vitalicias por cuatro años de "servicio" a este país, vamos a mantener un Senado que nadie sabe para qué sirve, vamos a...

Sí, me cabrea que pase todo eso y que no haya dinero para permisos de maternidad más largos y para políticas sociales en general.

Señores políticos pónganse las pilas, porqué a este paso la piramide generacional va a estar tan invertida que a este país lo van a tener que sostener los andadores y bastones de nuestros abuelos.

Imagen CC de Flickr


22/3/15

Preparando Sant Jordi

Apenas un mes para Sant Jordi y quería hablaros de un cuento que nos está ayudando mucho con los mellizos.

Se trata del Monstruo de los Colores de Anna Llenas.

Imagen de Anna Llenas


En el cuento, dicho monstruito se ha hecho un lío con las emociones y poco a poco las desenmaraña y le aplica un color a cada una.

¿Cómo nos está ayudando esto? Para los niños pequeños la palabra tristeza o calma no tienen un sentido claro, pero si les explicamos qué le sucede a la gente cuando siente eso, le ponemos un color y le asociamos un gesto empiezan a entenderlo.

Una vez lo entienden les es más fácil explicar como se sienten.

Hace dos semanas A estaba enfermo y se quedó en casa conmigo. Mientras jugábamos le cogió un berrinche, y gracias a la asociación de colores consiguió explicarme que no estaba enfadado, estaba triste porqué no había ido a la guarde a jugar.

Le expliqué qué como no había tenido fiebre en todo el día, por la tarde podría ir a música con papá y X. Entonces me respondió que ya no estaba azul (triste), que estaba amarillo (contento) porqué podría ir con su hermana.

Si tenéis problemas para que vuestros peques puedan expresar sus sentimientos, este cuento puede ser un gran regalo de Sant Jordi.

Está disponible en castellano y catalán, y además en su web hay recursos en pdf para trabajar las emociones de una forma divertida.

13/3/15

Eligiendo cole

Si os digo la verdad, este tema me preocupaba mucho más cuando estaba embarazada de los mellizos o cuando tenían 1 año que ahora que he tenido que afrontarlo...

¿Por qué? Pues porqué con los puntos de familia numerosa tenemos plaza asegurada donde queramos. Alguna ventaja tenía que tener ser tantos en casa.

De todas manera he ido a ver distintos colegios y valorado diferentes aspectos.

¿Qué busco en el futuro colegio de mis hijos? ¿O qué espero encontrar? Y pongo las dos preguntas porqué muchas veces en las jornadas de puertas abiertas lo que hace el equipo docente es puro márketing y por tanto te venden humo. Creo que es importante pasarse por la puerta del colegio a la hora de recoger a los niños y preguntar directamente a los padres y madres qué opinan, qué les gusta y qué no, y lo más importante, ver como salen los niños: felices, aburridos, como caballos desbocados...

Para mí el hecho de salir como caballos desbocados tiene como explicación que han estado tan contenidos durante todo el día que tienen demasiadas energías por quemar aun...

Bueno, os explico que me ha llevado a mi elección:


  • Busco un colegio que trabaje por proyectos, no con los clásicos libros en todas las materias (alguno puede ser necesario, pero en muchas áreas hoy en día no lo es lo más mínimo).
  • Que permita a los niños de 3 años deambular por la clase con cierta libertad. No veo normal que con esa edad se deba estar sentado 6-7h diarias.
  • Que respete que los mellis trabajen juntos si se organizan actividades conjuntas entre las diferentes clases. (Sí, los quiero en clases separadas)
  • Que se busque la implicación de los padres en algunas actividades (charlas sobre como es el niño, sobre las profesiones de los padres...).
  • Proximidad al domicilio para que los niños puedan estar cerca de los amigos y verse fuera del horario escolar.
  • Y un horario que permita conciliar... Este último aspecto me da cierta rabia mencionarlo porqué no debería "obligatorio" tenerlo en cuenta, pero  visto las leyes de este país no hay más tu tía, porqué si reduzco más mi jornada no nos da para vestirnos...
Después de hacer la ronda de jornadas de puertas abiertas y paseos extras para echar un ojo a las salidas de los coles teníamos dos finalistas, un concertado y un público.

El concertado tiene todo lo que detallaba anteriormente, pero es religioso, aunque muy light. Yo fui a ese colegio y nunca me machacaron con el tema, me explicaron las principales religiones del mundo, y no me miraron mal por mucho que yo dijese públicamente que soy atea.

El público tiene todo lo deseable pero a mi paso está a 13min (calculado) andando de casa, lo que quiere decir que a paso de los niños es una eternidad. Además los horarios son, por poco, menos amplios, y es lo que no me permitiría llegar a cumplir mi jornada laboral actual.

Así que nos toca poner en primera opción el concertado, donde tenemos 50 puntos y al tener 3 línias no tendremos problemas para entrar. 

¿Qué echaré más de menos respecto al público? La AMPA tan grande y con tanta implicación en el barrio que vi. Pero para solucionarlo nos implicaremos e intentaremos proponer actividades a la del concertado para "hacer más barrio". 

5/3/15

un mes

Ya solo queda un mes para mi re-incorporación al trabajo.

No sé qué pasará cuando llegue al despacho; con quién trabajaré, en qué proyectos... En resumen no sé que me tocará hacer.

Lo que sé es que echaré muchísimo de menos estar con N. Ver sus avances diarios y ayudarle a conseguir nuevos logros. Ver su sonrisa cuando se despierte de sus siestas, Dormirlo en mis brazos. Darle el pecho sentada en un parque a media mañana cuando salimos de paseo. Enseñarle su reflejo en el espejo. Tirarme en el suelo a jugar con él....

También echaré de menos vestir a los mellizos por la mañana. Elegir juntos la ropa que quieren ponerse. Celebrar como una gran fiesta que han hecho pipí en el orinal. Peinar a mi hija y ponerle un clip a mi hijo. Que me den un gran beso antes de irse al cole con su padre.

Los señores políticos de este país no entienden que los permisos de maternidad deberían durar mínimo un año, hasta que la alimentación principal de los niños deja de ser la leche, materna o de fórmula, eso da lo mismo.

No es normal tener que dejar a tu hijo con otra persona cuando aun no es capaz de sentarse, por no ir más allá y decir que deberíamos dejarles como mínimo cuando ya andan y empiezan a saber expresarse.

A los mellizos los dejé con la canguro a los 7 meses. A N lo tendré que dejar con no llega a 5'5 meses.

En prevención de riesgos psicosociales hay una cosa que se llama Riesgo por Doble Presencia. Esto quiere decir que cuando estás en el trabajo se está más pendiente de lo que deberías hacer en casa, y cuando estás en casa piensas en lo que has dejado por hacer en el trabajo.

El principal aspecto de que este Riesgo exista es porqué en este país la Conciliación Laboral-Familiar no existe aunque se empeñen en decirnos que sí.

Conciliación no significa que pueda reducir mi jornada y mi sueldo si alego que necesito cuidar de mis hijos.

Conciliación no significa que tenga que perder un día de vacaciones para poder llevar a uno de mis hijos al pediatra porqué me voy a tardar más de 2h que es lo que tengo permitido por convenio.

Conciliación no es tener que pedir mil disculpas y cruzar los dedos para que no se tomen a mal que te pidas un día de vacaciones en cualquier momento del año porqué uno de tus hijos se ha puesto enfermo.

No señores, la conciliación no es eso.

Voy a intentar disfrutar al máximo del poco tiempo que me queda para disfrutar de mi bebé las 24h del día. 

Y no, no me apetece lo más mínimo volver a mi mundo exclusivo de adultos. No me apetece tener que pagar una canguro para volver a un trabajo en el que me deben 5 nóminas y aun son capaces de decirme que no soy eficaz, eficiente y lo bastante productiva.

No, no me apetece. Lo que me apetece es criar a mis hijos las 24h del día (aunque me agoten), hasta que sean personitas y no bebés, y que la puta crisis desaparezca, la empresa donde trabajo remonte y entonces pueda disfrutar trabajando.

Eso es lo que me gustaría.