17/6/14

Segundo embarazo

¡Hola a tod@s!


Después de mucha inactividad en el blog he decidido volver y contaros como estoy/estamos viviendo este segundo embarazo.



En el último post Sorpresón os conté el shock que habíamos sufrido al enterarnos, los primeros síntomas y que el triple screening salió perfecto, pero ahora voy a intentar explicaros como ha seguido todo hasta las casi 22 semanas de las que estoy.



Aunque no quiera e intente no hacerlo, es inevitable comparar embarazos, igual que lo es comparar el carácter o avance de un hermano respecto a otro, y por tanto aparecen esos miedos en las fechas en las que en el primer embarazo hubo sustos o tropiezos.



Llegaron las 13 semanas de gestación y la menda iba acojonada con un miedo en el cuerpo terrible. ¿Por qué? Porqué en el embarazo de los mellizos, después de llenarnos de felicidad por superar las 12 semanas sin ningún problema y que todo estuviese perfectamente en su sitio, tuve pérdidas abundantes y pensé lo peor. Realmente no pasó nada, solo fue un susto de un día y en la semana que estuve de baja quietecita en casa no volvieron a aparecer. Pero claro, llega de nuevo esa fecha y se te pone un nudo en el estómago y te pasas el rato yendo al baño a comprobar que no pasa nada.



A partir de aquí estás súper atenta a notar cualquier pequeño movimiento del bebé desde la semana 16 que es cuando empecé a notar a los mellis. Y no solo estás atenta tú, sino que todos los papis de alrededor empiezan a preguntarte si ya notas al niño. Y una pensando, no me agobien que ya me rayo yo bastante con el tema!



Pero bueno, pasados pocos días de cumplir esas 16 semanas empecé a notar ese hormigueo y poco después los pequeños golpes y ahora ya se vé aparecer algún bulto en la panza de vez en cuando.



Pasado esto vuelve a aparecer el fantasma del peso. En estas casi 22 semanas no he ganado ni un gramo de peso. Aquí la menda no se mueve de los 50 kg por mucho que se hinche a pasta y pizza. Y vuelven los miedos de que el bebé crezca bien, que no acabe siendo un CIR (crecimiento intrauterino retardado) como su hermana por yo no conseguir coger peso...



Supongo que las caminatas y ejercicio que me obliga a hacer mi trabajo durante mi jornada de 6 horas, sumado a que teniendo a dos peques de 21 meses en casa no puedo descansar nada por las tardes, no ayuda ni a que mi agotamiento mejore ni a guardar calorías en el cuerpo.



La ginecóloga me insta a coger la baja para que no vaya tan cansada, no tenga sobrecargas musculares y mi tensión también mejore (la tengo por los suelos), pero entonces aparece el factor económico y tengo que aguantar un poco más este tute para poder coger la baja por riesgo laboral durante el embarazo. Ya me queda poco, y la verdad es que me muero de ganas de coger la baja, lo necesito.



Pero para rematar los miedos, mi mayor pánico, es notar las contracciones de braxton. No quiero ni pensar en llegar a la semana 27 del embarazo y notar tres contracciones seguidas. En esa semana empecé una dinámica de contracciones cada 2min que amenazaban con un parto prematuro, que por suerte paramos a tiempo con medicación y reposo relativo. Pero de verdad que le tengo PÁNICO!



En fin, por el momento hasta aquí mis preocupaciones y paranoias...



¿Vosotras también comparabais sin querer y teníais miedo?



PD: por si alguien no lo sabía, es NIÑO!