10/3/14

¿Feliz día? de la mujer

Este post no tiene mucho que ver con la temática del blog, pero de alguna manera le influye, ya que el conjunto de conceptos clave son madre y trabajadora.

Escribo esto en respuesta al post indignado de SomosMúltiples sobre si hay algo a celebrar el 8 de marzo.

Para mí convertirme en madre ha sido lo más maravilloso que me ha pasado en la vida, pero reconozco que a nivel laboral complica mucho la vida.

Creo fervientemente que no me echaron a la vuelta de mi largo permiso de maternidad (18 semanas de permiso + 26 días por el ingreso de X + 1 mes de lactancia + vacaciones no disfrutadas del año anterior) porqué un día mi marido, que trabaja en el mismo despacho que yo, le recordó al jefe que la ley ampara a las embarazadas y madres recientes en caso de despido.

Estoy convencida que ese comentario me salvó en ese momento, y que después mi versatilidad y que todos mis compañeros prefiriesen trabajar conmigo y no con otra compañera, hacen que siga ahí.

Dicho comentario me salvó del despido pero no de que me llamasen de recursos humanos y me dijesen: "ya sabes que la empresa no va bien y que todos tenemos que arrimar el hombro, por lo que te pedimos que estudies cual es la máxima reducción de jornada que puedes coger y te acojas a ella por guarda legal de menores."

Sí, sí, como leeis! Tenía que ser yo quién decidiese bajarme el sueldo (ellos no me lo podían bajar más por estar al límite de lo que marca el convenio) y encima no me hacían ni un simulacro de como me quedaría la nómina para saber que cobraría. Según ellos solo tenía que hacer una simple regla de tres...

Me tragué las palabras malsonantes que acudían a mi cabeza, tragué con la reducción, y conseguí que me dejasen comprimir las jornadas en 4 días, y así ahorrarme un día de transporte hasta el trabajo.

De vez en cuando tenía que aguantar algún comentario de los jefes del estilo: estarás contenta porqué así puedes disfrutar más de tus hijos, o, así le puedes pagar menos a la canguro... (váyase ud. a la mierda!, no te fastidia...)

Pues sí, desde luego que estaba mejor con mis hijos en casa que en el trabajo, pero tenía que renunciar a apuntarnos a natación para bebés por lo que había menguado mi sueldo.

Dicha situación solo duró 5 meses porqué la presión de los compañeros hizo que me ampliasen la jornada hasta hacer solo la reducción que yo quería.

Pero las preguntas son: ¿por qué me hicieron reducir a mi la jornada y no le bajaron el sueldo a un compañero que cobra 2'5 veces lo que cobro yo y todo el mundo sabe que se escaquea la mitad de la jornada?

¿por qué mantienen a la cuñada del jefe que solo va 2h a introducir facturas en el programa de contabilidad y cobra 2 veces mi sueldo?

¿por qué a mi se me exige que en un 80% de la jornada saque el trabajo que mis compañeros hacen quedándose horas extras?

Estás son algunas de las decenas de preguntas que puedo hacerme y de las que yo misma me doy respuesta:

Pues porqué saben que si me voy a la calle lo tengo complicado para encontrar trabajo ahora mismo y por tanto tragaré con lo que me pongan delante...

Señoras, la vida no está pensada para que una madre que quiere atender a sus hijos triunfe en el sistema laboral, ni para conseguir conciliar (ya vistéis mis angustías en el post frustración), ni tan siquiera para conseguir que tengamos las mismas condiciones que nuestros compañeros varones...

Por tanto, ¿creéis que el 8 de marzo hay algo que celebrar, o por el contrario, muchos aspectos que reivindicar?

Yo lo tengo claro...

Pd.: SomosMúltiples, aquí mi respuesta a tu post.