12/12/14

Bronquiolitis y tristeza

Hoy hace 3 días que N está ingresado por una bronquiolitis que apareció en un abrir y cerrar de ojos.
El sábado llegaron los mocos por primera vez a su vida, el domingo la fiebre y la visita a urgencias. Nada, un simple catarro, lavados nasales por un tubo y paracetamol para bajar la fiebre.
Lunes apareció la tos. Martes seguimos igual, sin desaparecer la fiebre, así que a pedir hora en el CAP.
Miércoles en la cita concertada a primerísima hora diagnóstico jodido al canto... Bronquiolitis, posible VRS y a lo mejor incluso otitis.
Directos al hospital. Primeros en la lista de urgencias. Solo oirle toser y verle el pecho confirmaron la bronquiolitis.
De otitis nada y VRS negativo según la analítica pero tomandolo como positivo porqué la sintomatología que presenta N es la de ese asqueroso virus, o sus primos hermanos, que están cogiendo la mitad de los bebés de Barcelona.
Llevo casi 72h sin salir de aquí. No quiero separarme de mi bebé. Solo tiene mes y medio y mamá leona está aquí, a su lado, diría que para protegerle pero no puedo ayudarle demasiado. Solo hacerle mimos, darle un poco de pecho de vez en cuando y hoy dormir con él en la butaca del hospital.
Pero no dejo de pensar en los mellizos... Ahora que estábamos remontando respecto a lo que os explicaba en el último post, veo que volveremos a empezar.
Echo de menos a mis otros dos bebés. Acribillo a whastapps a su maestra de la guardería para que me explique cada día como están, y ayer llegó el informe temido... Ayer por la tarde cuando empezaron a llegar los papás de otros niños A y X se pusieron muy tristes y querían mimos.
Se me parte el alma solo de leerlo. Ojalá pudiese clonarme, dividirme, multiplicarme o teletransportarme :'(
Definitivamente estoy teniendo el peor post-parto a nivel emocional que podia imaginarme. Hacia años que no lloraba tanto.
Este post lo escribo desde el móvil, así que la edición es pésima porqué Blogger no tiene una app que permita hacer demasiadas cosas. De todas maneras quedará editado de una manera bastante parecida a mi estado de ánimo...
Muchas gracias a tod@s por estar ahí mandando mimos, ánimos y preocupándoos por nosotros.

3/12/14

POSTPARTO

Este es un post de desahogo. Os aviso de antemano para que estéis a tiempo de cerrar la página si no os apetece leer lamentos...

En el puerperio de los mellizos solo lloré tres veces: a la mañana siguiente de nacer mis hijos cuando había dejado de tenerlos dentro de mí y tampoco los tenía conmigo en la habitación, el día del alta de A porqué nos dejábamos a X en el hospital por tiempo indeterminado, y el día anterior al alta de X cuando un pediatra que no conocía de nada a mi hija decidió que igual no le daban el alta porqué estaba muy blanquita y seguro que tenía anemia.

En este puerperio estoy llorando cada dos por tres. ¿Os preguntais por qué? Es cierto que esta vez no he pasado por nada parecido al anterior puerperio, pero me siento fatal millones de veces.

Los mellizos solo tienen 27 meses, aun son bebés que necesitan mucho a su madre, a la que han tenido disponible las 24h del día los dos meses antes de parir porqué estaba de baja. Y de golpe aparece N y le tengo que dedicar muchísimo tiempo más que a ellos.

Para nada le tienen manía. Al contrario, se desviven por él. A la que le oyen llorar nos avisan, le intentan poner el chupete, vienen corriendo a decirme que quiere teta, le hacen un montón de mimos, le llenan de besos... Están tan por él que incluso se agobia.

Pero me necesitan. Por la mañana me despierto oyendo como le gritan llorando a su padre que él no (no quieren que les vista), la mama sí. Entonces aparezco yo y hacen las mil y una para alargar el tiempo de vestirse.

Por las tardes me llaman y hacen cosas que saben que están mal, avisándome, para que les llame la atención, aunque sea el papi el que tenga al bebé y yo ya esté jugando con ellos.

Pero quién peor lo lleva de los dos es X. Ella es la que ha estado más vinculada a mí desde siempre. Era una niña que en la guarde siempre estaba riendo, jugando y saltando. Ahora también lo hace pero a partir de la hora de comer, cuando se acuerda de mí, decae y se pone triste.

Intento ir a buscarles dos veces por semana, pasar el mayor tiempo posible con ellos y sin N encima para que se den cuenta que estoy solo por ellos, pero de golpe N llora y quiere pecho, y son ellos mismos los que me dicen que debo atenderle, pero dejan de lado lo que estaban haciendo y empieza la guerra de rabietas por cualquier motivo.

Cada vez que me encuentro delante de uno de esos momentos se me cae el mundo encima. La semana pasada liaron una tan grande cenando que para no gritarles ni ponerme a llorar en la mesa me fui a cenar sentada en el suelo de la cocina y llorando mientras oía como mi hija gritaba mama... A lo mejor debería haberme quedado en el salón, pero no podía más. X llevaba toda la tarde igual, gritando y llorando por todo y yo no podía más.

Sé que su edad, los terribles dos, no ayudan en este trance, que pronto se acostumbrarán a la nueva dinámica familiar y todo fluirá mejor, y que mis hormonas revolucionadas tampoco son de ayuda.

No soy una mala madre, ni pretendo ser una super woman, solo quiero convencerme a mí misma de que lo estoy haciendo lo mejor que sé y puedo y que en breve mis hijos, y sobretodo mi hija, volverán a ser esos niños felices y risueños que les hacen monadas a todo el que les pasa por delante.

2/11/14

Mi PARTO

¡Hola a tod@s!

Hoy hace una semana que nació mi tercer hijo y quiero aprovechar un ratito de tranquilidad que me ha dejado mi recién estrenada familia numerosa para explicaros mi PARTO, y sí, lo pongo en mayúsculas porqué aun con una cesárea previa, esta vez PARÍ.

Llamadme loca si queréis, pero si alguna espinita me había quedado clavada en mi primer embarazo, era no haber tenido un parto... Pasar por una cesárea, no poder hacer piel con piel, tardar 16h en ver a mis hijos y no poder caminar recta hasta el cuarto día después de ser madre para mí no es un buen recuerdo.

Desde el principio de mi embarazo le dejé claro al equipo de ginecólogas que me llevaban que, si esta vez mi pequeño se colocaba en cefálica quería intentar un parto vaginal, que evitaría, en la medida de lo posible, volver a pasar por un corte en la barriga.

Nunca me negaron la oportunidad de intentarlo y solo me dijeron que pasaríamos de nuevo por ahí si veían peligrar mi útero.

Pues el pasado 26 de octubre, estando de 40 semanas y 3 días y a las puertas de una inducción, N decidió que su mamá cumpliese su deseo de parir.

A eso de las 2:30 de la madrugada me despertó una primera contracción dolorosa. Para no molestar a mi marido decidí levantarme e irme al sofá por si empezaba la dinámica poder moverme a mi antojo sin que se pusiese nervioso.

La siguiente contracción no llegó hasta cerca de las 4 de la mañana, y a partir de ahí se fueron repitiendo cada 20min. Eran muy llevaderas y tenía tiempo incluso de dormirme entre una y otra.

Los mellizos se despertaron antes de las 8, cuando las contracciones eran cada 15min y ya informé a mi marido de como estaba el tema.

Llamamos a nuestros respectivos padres, que eran los que atenderían a los mellizos cuando fuésemos a la clínica o buscarían con quién dejarlos. Yo avisé a todos de que no me movía de casa hasta que yo decidiese, y aunque insistieron no quise ir a la clínica hasta que el intervalo entre contracciones era de entre 6 y 4min y después de haber comido todo lo que me apeteció, aun aguantando los comentarios de mi madre y mi suegra sobre si debíamos ir tirando o que mejor que no comiese...

Llegamos a la clínica a las 13h, y tachán! La comadrona que me atendió primero en el registro era de la vieja escuela y soltaba comentarios del estilo:

- Buff! Hoy todas venís igual... Solo dilatadas de 2 y con el cuello a medio borrar...

- Yo de ti me iría poniendo la epidural, rompemos bolsa y te ponemos oxitocina o te estarás así hasta mañana.

- Y dale con los partos naturales! Si quieres tener un parto natural ya te puedes ir para casa y volver mínimo dentro de 4h, pero piensa que con la cesárea previa si te pasas muchas horas de trabajo de parto es fácil que la cicatriz se rompa y acabarás en cesárea otra vez.

Pues después de estas perlas, como para cabezona yo, dije que me quedaba, que me trajese una pelota a la sala de registro y que me dejase hacer, que yo la epidural por el momento no la quería.

Me tuvo casi 1'5h estirada en la camilla con el monitor, yo retorciéndome y con ganas de moverme. Cuando por fin me trajo la pelota me dijo que estaban los paritorios ocupados y que tardaría un rato en pasar, a lo que respondí que mientras pudiese moverme que tranquila, y que si ya no aguantaba el dolor ya les avisaría.

La cosa se aceleraba por momentos y a las 16:30 pedí la epidural. Las contracciones eran mucho más fuertes y encadenaba una con otra. Las estaba teniendo cada 1,5min y apenas conseguía incorporarme entre una y otra.

Aun tuve que esperar media hora más para poder pasar a un paritorio, ya que tenían que limpiar el que había quedado libre. Al pasar hacia dentro tuve que pararme 4 veces en un recorrido de 5 metros escasos. La comadrona que me había atendido inicialmente se reía entre dientes de mí, lo ví, pero ella no había vuelto a mirarme desde que había llegado.

Me pusieron la epidural, me monitorizaron y llegó la comadrona pre-histórica para presentarme a su compañera, mi HADA MADRINA. La cromañón se pensaba que iría tan para largo que no quería alargar su turno y por eso le pasó mi parto a otra, que por suerte para mí, era un encanto de chica, muy de partos respetados y de crianza con apego.

Cuando mi hada madrina vio el gráfico de contracciones avisó de que a nadie se le ocurriese ponerme oxitocina. Me explicó que era normal que no aguantase más porqué las contracciones deberían ser cada 3min y no cada 1,5min, y sorpresa, me hizo un tacto y ya estaba dilatada de 7cm y no eran ni las 5 de la tarde.

Como ya no podía moverme decidimos que me rompiesen aguas, y automáticamente pasé a estar dilatada de 9cm, y solo 10min después estaba en completa. Suerte que según cromañón iba para largo mi parto.

Mi hada madrina nos propuso a mi marido y a mi poner la mano para tocar la cabecita de nuestro bebé aun dentro. Se nos iluminó la cara, ya que pensando que nos iba a atender cromañón nunca lo habríamos podido hacer.

Para que N saliese me tuvieron que ayudar empujando sobre mí la comadrona y finalmente con ventosa, porqué no conseguíamos que bajase lo suficiente. Pero para mí, poder parir, aunque no llegué al parto natural, tener a mi bebé sobre mí tal cual salió y compartir ese momento con mi marido fue lo más maravilloso del mundo.

Solo me queda explicaros que esa Hada Madrina se llama Anna Estruch, que es comadrona en la clínica Corachan de Barcelona, y que si tenéis que parir allí preguntéis por ella, ya que es un amor.

Aprovecho para agradecer a mis queridas enfermeras y auxiliares de la planta de maternidad su atención magnífica, como siempre, y que cuando me puse de parto se emocionaran como si fuese una más de ellas.

Un besote para Tami, Meri, Paula, Isa, Xisca, Patri y desde hace una semana a Anna. No es probable que leáis nunca este post pero os tenía que mencionar.

21/10/14

Post pre-parto

¡Buenos días a tod@s!

Hoy quiero escribir el que supongo que será mi último post de embarazada. Sólo faltan dos días para salir de cuentas y espero que N se decida a salir en breve, y además no creo que vuelva a estar embarazada nunca más, por lo que hasta aquí llegaron mis historias de preñi.

He tenido un buen embarazo, con algunos miedos por cosas que me pasaron en el embarazo anterior, pero eso era lo mínimo que podía tener.

El último de los miedos fue que N hubiese dejado de crecer y acabar pasando por otra cesárea antes de tiempo, pero la dieta a base de pasta y pizza en muchas de las comidas surtió efecto y en la revisión de la semana pasada el peque ya pesaba 3kg, lo que para mí es un gigantón jejeje! Así que último miedo superado.

Hoy, de 39 semanas y 5 días de embarazo, digo a los cuatro vientos que ya tengo ganas de verle la carita a mi bebé. Empiezo a cansarme de tantas contracciones que simplemente molestan y no dejan dormir bien pero que no hacen que salga mi niño.

Es muy incómodo jugar o cargar con los mellizos cuando se te endurece la barriga cada dos por tres. Ya empiezo a echar de menos el embutido o las comidas picantes. Tengo ganas de volver a sentarme y cruzar las piernas en vez de sentarme espatarrada. Y lo más importante, quiero saber que es parir y poder tener a mi pequeño sobre mi pecho tal cual salga de mí.

Por el momento no estoy nerviosa por el parto ni le tengo miedo. Sé que dolerá, que puede ser muy largo y cansado, que es probable que pida a gritos la epidural y que en más de un momento tenga ganas de cargarme a alguien, pero quiero saber que es parir y lo único que espero del parto es que no se tuerza y acabe con una cicatriz sobre la que ya tengo de mi anterior cesárea.

Intentaré no alarmarme y aguantar sin llamar a mis padres para que vengan a quedarse con los mellizos antes de que las contracciones sean cada 10min. Viven a tiro de piedra en coche y conociendo a mi padre no tardarán en llegar.

Espero que mi marido esté sereno y me transmita tranquilidad, aunque conociéndole se pondrá hecho un manojo de nervios en el momento que le diga que me duele una contracción y quién tendrá que calmarlo a él seré yo.

Espero que en la clínica respeten mi ritmo, que el paritorio "natural" esté libre y poder disfrutar de la amplitud que tiene para andar o hacer ejercicios con la pelota, del monitor inalámbrico, del columpio para poder estirarme bien... De lo que no podré disfrutar es de la bañera que hay en el paritorio porqué me tocará estar monitorizada todo el rato.

Espero que las comadronas no me agobien, que la gine me permita parir en la posición que me apetezca si aguanto sin anestesia y que los masajes perineales sirvan para librarme de una episiotomía.

Pues sí, al final resulta que espero muchas cosas de este parto... En fin, cuando tenga a mi pequeño y encuentre tiempo y ganas, os contaré como fue en realidad.

6/10/14

Lactancia - mi experiencia

Coincidiendo con la Semana de la Lactancia Materna quiero explicaros mi experiencia con la lactancia hasta el momento.

Debido al ingreso en la UCIN de A y X, nuestro inicio con la lactancia fue un poco extraño...

Tal como me hicieron la cesárea se llevaron a los mellizos a la UCIN por el bajo peso, por tanto no pude hacer piel con piel, ni si quiera tocarlos o darles un beso, hasta unas 17h después de nacer.

En la UCIN tenían un horario de tomas establecido cada 3h, y hasta la toma de las 16h del día siguiente yo no estuve con ellos, por tanto lo primero que probaron fue el látex de la tetina de un biberón.

Como A era más grande, 2'330 kg, y no estaba en la incubadora (aun hoy me pregunto porqué estuvo 4 días en la UCIN si no necesitaba de ningún cuidado especial), fue al primero que me dijeron de probar a poner al pecho. X solo pesaba 1'630 kg y sí que estaba en la incubadora para regular su temperatura corporal.

La reacción de A al ponerlo al pecho fue girar la cabeza hacía el techo... La leche del biberón cae desde arriba, no hay que succionarla estando de lado, y es lo que había aprendido en sus primeras horas de vida.

Estuve intentando establecer la lactancia materna con A durante dos meses, pero no hubo manera y lo único que conseguí es que él se enfadase e incluso me llegase a arañar el pezón en uno de esos cabreos.

No sabía succionar puesto al pecho, no le gustaba la postura y además era un vago (y lo sigue siendo para comer), por lo que decidí dejar de insistir y dejarle ser feliz con su bibe.

Con X fue todo lo contrario. Cuando dije en la UCIN de intentar darle pecho a ella me dijeron que lo intentase sin problemas, pero que al ser tan pequeña era probable que no tuviese fuerza o instinto para mamar.

Para sorpresa de todas las enfermeras, tal cual la puse sobre mí, fue ella solita la que cabeceando bajó hasta el pecho y lo cogió tan bien y con tantas ganas que ni me dolió ni me molestó en ningún momento.

Si según los cálculos de los pediatras le tocaba comer 20 ml de leche en cada toma, cogida al pecho, en menos de 3 minutos comía 50 ml. En cambio cuando le tocaba comer de biberón se eternizaba en el tiempo, le costaba más y no le gustaba el tacto de la tetina.



Desde que me dieron el alta a los 5 días de nacer los mellis, y hasta que le dieron el alta a ella cuando tenía 26 días, solo mamaba dos veces al día. El resto de tomas lo hacía de leche materna, que yo me ordeñaba extraía con el sacaleches, pero en biberón.

En cambio, al llegar a casa y poder tener el pecho a demanda, se llegó incluso a olvidar de como chupar de un biberón.

Con ella conseguí la lactancia exclusiva de 6 meses que recomiendan los pediatras, la introducción de alimentación complementaria fue genial y aun hoy come mucho mejor que su hermano.

Y sí, ya tiene casi 26 meses y sigue tomando pecho.

Durante el embarazo hemos ido variando la frecuencia de tomas, espaciando cada vez más y llegando a no probar el pecho algún día suelto. En algún momento por su decisión y en otras por yo darle largas, lo reconozco. Tenéis que entenderla a ella porqué durante el embarazo la cantidad y el sabor de la leche varían mucho, y espero que me entendáis a mí, porqué el dolor de pechos, pezones sensibles y entrar en dinámica de contracciones me hace ponerle excusas a veces.



He tenido que oír muchas veces la magnífica frase de "tendrías que ir pensando en destetarla"... La primera vez cuando X no tenía ni 4 meses y parte de mi entorno familiar me decía que pensase en la vuelta al trabajo.

Yo iba a volver a trabajar cuando los peques tuviesen 7 meses y ya comiesen otras cosas que no serían leche, por tanto ¿para qué tenía que dejarlo?

Desde entonces me lo han dicho muchas veces, ya no solo la familia, sino gente que ni siquiera conozco. Y desde que estoy embaraza aun lo he tenido que oír con más frecuencia.

No quiero destetarla, prefiero que lo decida ella sola! Y no, no le "robará" la comida a su nuevo hermanito, al contrario, le facilitará el trabajo.

Hasta aquí mi experiencia con la lactancia. En breve le podremos añadir el capítulo de lactancia en tándem.

PD: Espero que os resulte interesante mi experiencia. Os dejo alguna foto de nuestra lactancia que me encanta.

27/9/14

Fantasmas del pasado

Buenos y tempranos días,

Como muchos habéis leído ya por twitter estos días, el jueves en la revisión de las 36 semanas de embarazo la doctora me dijo que N había bajado mucho de percentil respecto a la revisión anterior (del 23 al 12) y que quería que volviese en una semana para volver a controlarlo y ver si se ha estancado su crecimiento o no.

A partir de sus palabras no he podido más que darle vueltas a la cabeza... ¿Puede ser esto un argumento para que hagan salir antes de tiempo a N de mi vientre?

Para empezar, según mis cálculos, estoy de una semana menos de gestación de lo que calculó la ginecóloga en la ecografía morfológica de las 12 semanas, por tanto N ya no sería tan tan pequeño.

Por otro lado yo mido 1,56m y en codiciones normales apenas llego a los 50kg, así que lo de tener bebés pequeños no lo veo tan descabellado si la naturaleza es sabia.

Acepto que su hermana mayor fue un caso de CIR (crecimiento intrauterino retardado), pero su hermano A pesaba algo menos de lo que ya pesa N y nadie dijo que iba mal de peso en ningún momento.

A mis 36 semanas de gestación solo he conseguido ganar 7kg. Supongo que el tener mellizos de 2 años no ayuda a poder descansar lo suficiente para que yo consuma menos energía.

En fin, sin saber que pasará en la eco del próximo jueves y que se le pasa por la cabeza a la doctora solo pienso en que no quiero pasar por otra cesárea.

A parte de tener que estar más días en el hospital sin que los mellizos acaben de entender mi desaparición (les voy explicando que mamá no sabe sacar sola a N y tendrá que ir al hospital para que la ayude el médico), la recuperación de la cesárea teniendo que atender a dos peques de 2 años no sería nada fácil ni placentero.

Quiero experimentar que es parir, hasta donde aguantaría, si conseguiré un parto natural sin anestesia, tener a mi bebé sobre el pecho nada más salga de mí.

No quiero que me vuelvan a abrir la barriga sin poder participar en nada en el nacimiento de mi hijo, con las manos "atadas" a los lados de una camilla, sin poder tocar a mi bebé o abrazar a mi marido.

No quiero se carguen mis anhelos de los últimos dos meses, cuando salí saltando de alegría de la consulta al decirme que N estaba colocado para salir de mi de manera natural.

PD: Perdonad lo pesada que estoy con el tema, pero las hormonas no ayudan en este momento.

10/9/14

Cumpleaños ¿feliz?

¡Hola a tod@s!

Aun no he vuelto del todo de las vacaciones pero hoy quería explicaros una cosa...

A mediados de agosto mis mellizos cumplieron 2 años. Ese día yo no conseguía estar feliz y me pasé un buen rato de llorera...

Mi marido lo achacaba a las hormonas revolucionadas por el embarazo, pero el día que cumplieron un año me pasó lo mismo, aunque él no lo sabe.

¿Por qué estaba triste y lloraba a moco tendido? Pues porqué no tengo un buen recuerdo del día que nacieron mis hijos.

Fue el día en que llegaron al mundo mis dos soles, lo más grande y precioso que me ha dado la vida hasta ahora (en breve lo compartirán con su hermanito), pero para mi fue un día triste...

A las 22:30 y 22:31 nacieron A y X, pero apenas los vi y se los llevaron corriendo a la UCIN y yo me encontré un rato después sin notar sus movimientos en mi vientre y sin tenerlos conmigo en la habitación.

Es muy duro acabar de ser madre y no poder tener a tus hijos a tu lado. Pasar casi 18h antes de conseguir que te den permiso para ir a la UCIN y poder verles, tocarles, besarles.

Esos recuerdos hacen que el día del cumpleaños de mis hijos no sea un día feliz para mí, igual que aun le pido perdón a A por no haber hecho más que llorar el día que él llegó a casa. X se tenía que quedar en la UCI más tiempo y a mí se me partía el alma... Una parte de mí se quedaba en el hospital.

En cambio, tal día como hoy de hace dos años, el 10 de septiembre de 2012, le dieron el alta a mi hija y por fin estuvimos juntos toda la familia.

Del 10 de septiembre de hace dos años sí que tengo un gran recuerdo y hoy me siento ¡FELIZ!

Verles jugar juntos ahora, al recordar aquellos días, me emociona. Y sí, hoy también podría llorar y mucho, pero seria de felicidad.

17/7/14

Lactancia Materna y Embarazo

Hola!

Sé que tengo esto abandonado, pero entre el trabajo, los mellis, la mudanza, visitas a la gine y mirar coches no doy para mucho más. Así que de antemano pido disculpas, aunque no tenga demasiados lectores.

He aparecido para explicaros como estoy viviendo la combinación de lactancia materna con mi hija y el embarazo.

Tal cual supe que estaba embarazada y se me pasó el shock inicial, una de mis grandes preocupaciones era como afrontar la lactancia durante el embarazo. Había visto algún programa de Bebé a Bordo con lactancias en tándem, pero no me había informado nunca sobre mantener la lactancia estando embarazada.

El primer trimestre de embarazo trae consigo tener los pechos sensibles, así que os podéis imaginar mi cara cada vez que X pedía teta…

Empecé a leer sobre el tema y me encontré con la afirmación de que la mayoría de lactantes se destetan solos al llegar el 4º mes de embarazo de la madre por la bajada de producción de leche que se produce por los cambios hormonales.

Aun con dolores varios, aguanté el primer trimestre. No quería destetar por decreto a X, siempre he pensado que ya lo hará ella cuando le apetezca.

Llegó el famoso 4º mes de embarazo y empezó a mamar menos y menos y menos… Y pensé, ya está! Se está cansando de esforzarse y que no salga la cantidad suficiente ni para humedecerse los labios.

Pasaron incluso tandas de 3-4 días sin que se acercara al pecho. Venía con el chupete puesto y me pedía brazos para que la achuchara como cuando mama pero sin pedir teta, momento en el que pensé que la lactancia llegaba a su fin después de casi 22 meses.

Pero no. Con la llegada del 5º mes de embarazo ha vuelto a la carga y con más tomas de las que hacía desde hace meses.

Supongo que el hecho de que en verano, con bikinis, camisetas de tirantes y tal, las tenga más a mano, y además con el calor tenga más sed se pasa el rato pidiendo pecho.

Total, que llevamos 23 meses de lactancia y no parece que vaya a destetarse en breve, por lo que voy explicándole que el bebé, N, solo podrá comer leche de la teta “hasta que tenga dientes” (esto sacado de la manga para que ella lo entienda).

A veces le pregunto, ¿N podrá comer galletas? Y ella me dice que no, que teta y se señala los dientes, jejejeje!

Por el momento parece entender que tendrá que compartir el pecho de mamá con su nuevo hermanito, al que llena de besos y caricias a través de la barriga, pero veremos qué pasa llegado el momento, si se destetará sola por el cambio de sabor de la leche o como gestionamos los posibles celos si sigue pegada al pecho.

Por otra parte no puedo dejar de comentar que de nuevo tengo que batallar con mi entorno para que entiendan que no pienso forzar el destete de X, que su lactancia no influirá negativamente en la de N, que no solo no le dejará sin comida, sino que además le facilitará la lactancia.


En fin, una etapa nueva en nuestra Lactancia Materna! Seguiré informando.

17/6/14

Segundo embarazo

¡Hola a tod@s!


Después de mucha inactividad en el blog he decidido volver y contaros como estoy/estamos viviendo este segundo embarazo.



En el último post Sorpresón os conté el shock que habíamos sufrido al enterarnos, los primeros síntomas y que el triple screening salió perfecto, pero ahora voy a intentar explicaros como ha seguido todo hasta las casi 22 semanas de las que estoy.



Aunque no quiera e intente no hacerlo, es inevitable comparar embarazos, igual que lo es comparar el carácter o avance de un hermano respecto a otro, y por tanto aparecen esos miedos en las fechas en las que en el primer embarazo hubo sustos o tropiezos.



Llegaron las 13 semanas de gestación y la menda iba acojonada con un miedo en el cuerpo terrible. ¿Por qué? Porqué en el embarazo de los mellizos, después de llenarnos de felicidad por superar las 12 semanas sin ningún problema y que todo estuviese perfectamente en su sitio, tuve pérdidas abundantes y pensé lo peor. Realmente no pasó nada, solo fue un susto de un día y en la semana que estuve de baja quietecita en casa no volvieron a aparecer. Pero claro, llega de nuevo esa fecha y se te pone un nudo en el estómago y te pasas el rato yendo al baño a comprobar que no pasa nada.



A partir de aquí estás súper atenta a notar cualquier pequeño movimiento del bebé desde la semana 16 que es cuando empecé a notar a los mellis. Y no solo estás atenta tú, sino que todos los papis de alrededor empiezan a preguntarte si ya notas al niño. Y una pensando, no me agobien que ya me rayo yo bastante con el tema!



Pero bueno, pasados pocos días de cumplir esas 16 semanas empecé a notar ese hormigueo y poco después los pequeños golpes y ahora ya se vé aparecer algún bulto en la panza de vez en cuando.



Pasado esto vuelve a aparecer el fantasma del peso. En estas casi 22 semanas no he ganado ni un gramo de peso. Aquí la menda no se mueve de los 50 kg por mucho que se hinche a pasta y pizza. Y vuelven los miedos de que el bebé crezca bien, que no acabe siendo un CIR (crecimiento intrauterino retardado) como su hermana por yo no conseguir coger peso...



Supongo que las caminatas y ejercicio que me obliga a hacer mi trabajo durante mi jornada de 6 horas, sumado a que teniendo a dos peques de 21 meses en casa no puedo descansar nada por las tardes, no ayuda ni a que mi agotamiento mejore ni a guardar calorías en el cuerpo.



La ginecóloga me insta a coger la baja para que no vaya tan cansada, no tenga sobrecargas musculares y mi tensión también mejore (la tengo por los suelos), pero entonces aparece el factor económico y tengo que aguantar un poco más este tute para poder coger la baja por riesgo laboral durante el embarazo. Ya me queda poco, y la verdad es que me muero de ganas de coger la baja, lo necesito.



Pero para rematar los miedos, mi mayor pánico, es notar las contracciones de braxton. No quiero ni pensar en llegar a la semana 27 del embarazo y notar tres contracciones seguidas. En esa semana empecé una dinámica de contracciones cada 2min que amenazaban con un parto prematuro, que por suerte paramos a tiempo con medicación y reposo relativo. Pero de verdad que le tengo PÁNICO!



En fin, por el momento hasta aquí mis preocupaciones y paranoias...



¿Vosotras también comparabais sin querer y teníais miedo?



PD: por si alguien no lo sabía, es NIÑO!

24/4/14

SORPRESÓN!!

Hola!

Sé que hace bastante que no escribo y que igual no es una excusa el ir bastante liada y cansada, pero traigo una sorpresa...

No sé si leísteis el post donde contaba la historia del embarazo de los mellizos, de cómo nos costó conseguirlo y por todo lo que tuvimos que pasar para lograr ser padres.

En ese mismo post explicaba que para poder ser padres de manera natural debían alinearse muchos astros. Pues resulta que hace unos meses voy y oigo al hombre del tiempo explicando que justo se podían ver Venus, Saturno y no sé que otra cosa (visto desde un cielo poco contaminado lumínicamente, porqué desde Barcelona no sé ve na de na).

Si a eso le sumamos que yo iba agotada, que estaba perdiendo peso, que las croquetas me daban un asco tremendo y que me entraba un sueño atroz a eso de las 21h cada día, voy y me digo: ay! Los astros se han alineado demasiado!

Resultado: ESTOY EMBARAZADA!!

Ahora ya de 14 semanas, con un triple screening con resultados geniales, y con la cabeza limpia de agobios.

No os voy a negar que los primero diez días después del test de embarazo fueron durísimos. No sabíamos si seguir adelante o no con el embarazo... Ya sé que muchas no sois partidarias del aborto, pero era una opción muy clara.

La entrada de dinero en casa va como va por los problemas de la empresa donde trabajamos, nuestro piso es de dos dormitorios, en el coche no caben tres sillitas, los mellis son pequeños, etc, etc, etc...

Pero al final todos esos agobios no pueden con el sentimiento de querer ver crecer a esa cosa minúscula de la que has oído el corazoncito.

El coche puede ser de segunda mano, mis padres nos harán un gran favor y nos intercambian el piso, somos ahorradores y de todo se acaba saliendo.

Nunca habíamos descartado tener un tercer hijo, y el hecho de pensar que cuando quisiéramos tenerlo nos pasase como con los mellizos y en cambio ahora haya sido tan fácil, nos acabó de decidir.

Llamémosle alineación de los astros, divina providencia, destino, virus tuitero 2.0 (porqué telita la de preñis o recién paridas que hay) o como queramos, pero olvidados esos primeros diez días, somos felices.


10/3/14

¿Feliz día? de la mujer

Este post no tiene mucho que ver con la temática del blog, pero de alguna manera le influye, ya que el conjunto de conceptos clave son madre y trabajadora.

Escribo esto en respuesta al post indignado de SomosMúltiples sobre si hay algo a celebrar el 8 de marzo.

Para mí convertirme en madre ha sido lo más maravilloso que me ha pasado en la vida, pero reconozco que a nivel laboral complica mucho la vida.

Creo fervientemente que no me echaron a la vuelta de mi largo permiso de maternidad (18 semanas de permiso + 26 días por el ingreso de X + 1 mes de lactancia + vacaciones no disfrutadas del año anterior) porqué un día mi marido, que trabaja en el mismo despacho que yo, le recordó al jefe que la ley ampara a las embarazadas y madres recientes en caso de despido.

Estoy convencida que ese comentario me salvó en ese momento, y que después mi versatilidad y que todos mis compañeros prefiriesen trabajar conmigo y no con otra compañera, hacen que siga ahí.

Dicho comentario me salvó del despido pero no de que me llamasen de recursos humanos y me dijesen: "ya sabes que la empresa no va bien y que todos tenemos que arrimar el hombro, por lo que te pedimos que estudies cual es la máxima reducción de jornada que puedes coger y te acojas a ella por guarda legal de menores."

Sí, sí, como leeis! Tenía que ser yo quién decidiese bajarme el sueldo (ellos no me lo podían bajar más por estar al límite de lo que marca el convenio) y encima no me hacían ni un simulacro de como me quedaría la nómina para saber que cobraría. Según ellos solo tenía que hacer una simple regla de tres...

Me tragué las palabras malsonantes que acudían a mi cabeza, tragué con la reducción, y conseguí que me dejasen comprimir las jornadas en 4 días, y así ahorrarme un día de transporte hasta el trabajo.

De vez en cuando tenía que aguantar algún comentario de los jefes del estilo: estarás contenta porqué así puedes disfrutar más de tus hijos, o, así le puedes pagar menos a la canguro... (váyase ud. a la mierda!, no te fastidia...)

Pues sí, desde luego que estaba mejor con mis hijos en casa que en el trabajo, pero tenía que renunciar a apuntarnos a natación para bebés por lo que había menguado mi sueldo.

Dicha situación solo duró 5 meses porqué la presión de los compañeros hizo que me ampliasen la jornada hasta hacer solo la reducción que yo quería.

Pero las preguntas son: ¿por qué me hicieron reducir a mi la jornada y no le bajaron el sueldo a un compañero que cobra 2'5 veces lo que cobro yo y todo el mundo sabe que se escaquea la mitad de la jornada?

¿por qué mantienen a la cuñada del jefe que solo va 2h a introducir facturas en el programa de contabilidad y cobra 2 veces mi sueldo?

¿por qué a mi se me exige que en un 80% de la jornada saque el trabajo que mis compañeros hacen quedándose horas extras?

Estás son algunas de las decenas de preguntas que puedo hacerme y de las que yo misma me doy respuesta:

Pues porqué saben que si me voy a la calle lo tengo complicado para encontrar trabajo ahora mismo y por tanto tragaré con lo que me pongan delante...

Señoras, la vida no está pensada para que una madre que quiere atender a sus hijos triunfe en el sistema laboral, ni para conseguir conciliar (ya vistéis mis angustías en el post frustración), ni tan siquiera para conseguir que tengamos las mismas condiciones que nuestros compañeros varones...

Por tanto, ¿creéis que el 8 de marzo hay algo que celebrar, o por el contrario, muchos aspectos que reivindicar?

Yo lo tengo claro...

Pd.: SomosMúltiples, aquí mi respuesta a tu post.

24/2/14

Frustración

Frustración, sí... Eso es lo que siento desde hace días...

Frustración, cansancio, agotamiento, impotencia...


Os preguntáis el por qué? Os lo respondo muy resumidamente: mes y medio encadenando virus de la primera infancia.


Habéis leído bien, MES Y MEDIO!!! Y contado con el calendario delante :(

Vale, es normal que los niños en sus primeros años de vida se pongan enfermos continuamente porque tienen que inmunizarse de todo, pero teniendo mellizos es un no parar!!

Cuando no es uno, es la otra, y cuando no es la otra, es el uno... Total, que no hemos estado más de dos días seguidos con los dos niños sanos. No han tenido nada grave pero estamos agotados...

La logística familiar se vuelve complicada cuando uno está bien y va a la guarde mientras el malito se queda en casa porqué hay que cuadrar muchas cosas: disponibilidad de abuelos o permisos en el trabajo, horarios de llevada y recogida de guardería mientras uno de los mellizos está en cada malito, ten preparada la comida o haz compra de más, acaba las cosas pendientes del trabajo que has tenido que dejar a medias...

Y todo esto siempre que no caigamos nosotros enfermos, porque llega un momento que acabas cayendo con tanto virus al acecho.

Todo una locura, y sumándole que las noches de dormir del tirón son inexistentes cuando están malos, que la niña me pide teta contínuamente y que me paso el día corriendo para llegar a todo, voy completamente agotada.

Este post ha sido de desahogo, pero me gustaría que me explicaseis como os organizais cuando tenéis a los peques enfermos.

7/2/14

Mi EMBARAZO - La historia

Pues sí familia! Hemos sobrepasado las 1000 visitas!!!!!

La verdad es que me cuesta creerlo porqué como sabéis no hago demasiada promoción del blog, ni le cuento a mis conocidos que lo escribo, ni tengo FanPage en Facebook... Que os venís a enterar por Twitter cuando me da por escribir algo y ya está. Pero teniendo en cuenta que no llego ni a los 140 followers, es todo un lujo disponer de tantas visitas.

Eso sí, en gran parte se las debo a SomosMúltiples porqué cuando me añade a sus repasos semanales las estadísticas suben como la espuma y me leen hasta en Rusia! jajaja!

Bueno, a lo que íbamos... Creo que ese número de visitas hay que celebrarlo, y qué mejor que explicando como empezó todo? Pues sí, voy a contar como llegó mi embarazo! El como transcurrió, parto y lactancia lo dejaremos para más adelante.

Debo confesar que formo parte de la #infertilpany, que tengo SOP y mi marido unos nadadores un poco escasos, vaguetes y rarillos, lo que viene a llamarse oligoastenoteratozoospermia (ahora intentar repetirlo sin leer, y cuando seáis capaces el siguiente nivel es deletrearlo! jajaja!).

Total, que nos podríamos embarazar de manera natural, pero deberían alinearse muchos astros para que suceda, así que fuimos a pedir ayuda... Explicaré de forma fácil todo para los que os suenen a chino los nombres de las cosas como me sonaban a mí al principio.

Pasamos por los remedios de la abuela (onagra, vitaminas, cambiar hábitos alimentarios...) y nada. Después cuatro veces por el omifin, ovitrelle y progesterona (estimulación de ovulación con unas pastillitas, una inyección para liberar los óvulos y pastillas para mejorar el colchón del embrión), y nada...

El siguiente paso ya era decidir si IA (inseminación artificial) o FIV (fecundación in vitro). Y vistas las probabilidades de éxito que teníamos con cada cosa partiendo de nuestros problemillas de fertilidad, decidimos ir directos a FIV.

Pero directos quiere decir pasar por más analíticas donde a parte de mirar si tienes el SIDA, hepatitis y no sé cuantas cosas más, también miran tus cariotipos para ver si hay riesgo de tener bebés enfermos, vuelven a mirar tus hormonas para ajustarte las dosis de medicación, blablabla... Que mínimo un mes más no te lo quita nadie.

Por el camino, tu vas decayendo, porqué tienes unas ganas tremendas de ver esas maravillosas 2 marcas en un test de embarazo, pero no llegan nunca... En mi caso, cuando empezaba a plantearme comprarlos llegaba la amiga de rojo y me ahorraba el dinero, pero el chasco, aunque sea sin coste, va en aumento. Y además tienes que lidiar con las bromitas de los amigos, porqué siempre te vienen con lo de "a ver si hacéis niños ya, que sois los únicos", y tu te mueres de decirles a gritos y con los ojos llorosos, que no es tan fácil como se piensan y que lo harías encantada pero no lo consigues.

Pero sí, decides ir a FIV y te animas, porqué sabes que es la manera, y aunque te lo pintan como muy duro, tu ilusión está ahí, es la manera en la que seréis padres y te da igual todo porqué lo conseguirás.

El día en que la gine te da la receta de la medicación vas a la farmacia y pagas hasta con ganas los casi 800€ que cuesta el Gonal. Vuelve a aparecer la de rojo y te pinchas cada noche a la misma hora la barriga (en la que algún moratón sale), vas cada dos días a hacerte ecografías para ver como responden los ovarios a la medicación, te haces analíticas de sangre para controlar el estradiol, y llega el día en que la gine te llama y te dice: vé a comprar el ovitrelle que el lunes te hacemos la punción!

Estás cansada, hinchada, retienes líquidos por un tubo, te duelen los ovarios y empiezas a ponerte nerviosa, pero estás más que FELIZ!

El lunes a primera hora te meten en un quirófano y, mientras te echas la mejor siesta de tu vida, te sacan nada más y nada menos que 22 óvulos. Y tu marido por su parte está lidiando el pulso más difícil de su vida en un baño de hace 40 años...

El siguiente paso es ver la viabilidad de los óvulos, escoger los más "bonitos", juntarlos con los nadadores de corta distancia o incluso ayudarles a entrar y ver que pasa. Resultado 12 embriones! Ya podemos intentar montar un equipo de fútbol nosotros solos!

Pero un embrión cae por el camino, y los 11 restantes los clasifican con letras. Los más majos son A y los más feos son D.

Me estuve  semana de reposo porqué se me habían puesto los ovarios como pelotas por la hiperestimulación, pero la verdad es que me encontraba bien...

Fuimos a la transferencia de embriones frescos (como si fueran activos de banco vendidos en la pescadería), pero los embriones más preciosos del mundo no quisieron quedarse con mamá... La beta (análisis que confirma el embarazo) confirmó que no había milagrito.

De alguna manera supe que no me había quedado embarazada y no me chocó la noticia. A papá le dio más el bajón que a mí.

Acordamos con la gine ir a por frigobebés en el siguiente ciclo, así que volvimos a las pastillas varias. Esta vez era el turno de la meriestra y la progesterona.

Y el 22 de diciembre de 2011, nos tocó la lotería! No nos tocó dinero, sino que gastamos más en la transferencia de embriones congelados, pero conseguimos convencer a esos frigobebés para que se quedasen calentitos en la barriga.

El día 3 de enero la beta confirmó por si sola (912, era muy alta) que se habían quedado los dos transferidos. ¡ÍBAMOS A SER PADRES! ¡Y POR PARTIDA DOBLE!



1/2/14

Mis imprescindibles con mellizos

Siguiendo el carnaval bloguero que empezó @mamisybebes os pongo mi lista de IMPRESCINDIBLES con mellizos

- Cochecito

Tener mellizos y salir a la calle sola sin un cochecito (aunque el diminutivo no vendría nada al caso) para mi era imposible. Eso sí, me decliné directamente por uno de plegado tipo paraguas apto desde el nacimiento. No sabría donde meter dos cucos en casa...

- Hamacas

Las hamacas para bebés han sido un must en esta casa. Los sentada allí para hacerles monadas, para darle el bibe a A mientras X teteaba, o se pegaban unas buenas siestas.



- Tronas evolutivas

Son tronas que se convierten en sillas y puedes ir regulando en altura a medida que los peques crecen.


Para mí son ideales pq en vez de tener bandeja sientas a los peques a la mesa y están más agusto comiendo en el mismo sitio que nosotros


- Doudou

Mi hija pasa de ellos, pero mi hijo duerme con 7! Se mueve mucho en la cuna y necesita tener uno en cada rincon para encontrarselos. 




Hay un doudou de la marca Moulin Roty al que le tiene especial cariño y que consigue tranquilizarlo en cualquier momento crítico, junto al chupete personalizado de Tutete que nos regalaron en el #Baf13, porqué antes cogía cualquiera, pero ahora nos ha salido selectivo...


- Mochila ergonómica

Cuando salgo con solo un bebé no me llevo el biplaza y prefiero portearlo.


No me gusta llevar el cochecito doble con solo un bebé, tanto por incomodidad como por no oir el típico comentario de "te has olvidado uno"...


No puedo hablar de prescindibles porque he conseguido mantener a raya a todo el mundo y que no me traigan trastos que no quería.

Hasta aquí mi Top5!

28/1/14

Premios conóceme

Esta mañana he recibido el premio Conóceme de parte de Empadrándome, así que no le haré un feo y responderé a sus 11 preguntas ;P

1.- Como fue cuando le dijiste a tu pareja/ o tu pareja te dijo a ti, que estabais embarazados?
Fue un momento de alegría máxima! Nos había costado un año conseguirlo y ver esas dos rayitas fue un momento muy muy especial. Empezó una nueva etapa en nuestras vidas!
2.- Que tal has llevado el embarazo?
El primer trimestre lo pasé con muchísimo sueño, dos virus de gastroenteritis que me hicieron perder 4kg en vez de ganar peso, y con el miedo a los resultados de las analíticas y eco de las 12 semanas.
Superado esto llegó el momento de compartir nuestra alegría con todo el mundo, pero justo al día siguiente de gritar la noticia a los cuatro vientos murió mi abuelo... Supongo que el mal trago, junto con descansar peor, las horas de pie en el tanatorio y entierro, etc., hicieron que tuviese pérdidas. Creo que no he pasado tanto miedo en mi vida... Ver toda aquella sangre solo me hacía pensar que algo malo le pasaba a mis bebés, pero por suerte solo fue un susto y todo siguió perfectamente.
El segundo trimestre me encontraba bien, solo incómoda a la hora de dormir porqué X me chafaba el estómago y me daba mucha acidez, pero bien.
Un par de días después de cumplir las 27 semanas empecé a tener contracciones de Braxton cada dos minutos, con lo que a partir de ahí, para no ponerme de parto, me tocó hacer reposo.
Viví durante 9 semanas en mi sofá hasta que a las 36+3 volvió la dinámica de contracciones que no paró y decidieron avanzar la cesárea (los dos peques estaban mal colocados y no había quién me librase de la cesárea) para evitar que me pusiese de parto y tener que correr.
3.- Di una palabra para describir el día del nacimiento de tu hij@S (añado S jejeje!)
Extraño...
Me explico... Fue un día extraño porqué empezó como cualquier otro, pero fuimos a ver a una amiga que había parido al hospital donde íbamos a parir nosotros. Al verme, mi amiga dijo: Uy! Tienes cara de parturienta!! No sé si llegarás al día que te tienen que ingresar (6 días después).
Total, volvimos a casa a comer y empecé con las contracciones (como cada vez que salía de casa desde la semana 27 de embarazo). Cinco horas después seguían sin parar y cada diez minutos justos. Me tomé un vaso de leche mientras le mandaba un whatsapp a la ginecóloga comentándole el tema y me respondió que fuese a la clínica a que me mirasen y decidir qué hacíamos.
Nos vamos para allá, mi marido hecho un manojo de nervios y yo pensando que me mandaban de vuelta a casa. Pero no, nos dieron quirófano para las 22h.
La cesárea fue rápida y bien, pero se llevaron a mis peques a la UCIN por bajo peso (esto se merece un post propio pq no estoy de acuerdo), y mi marido y yo nos encontramos en la habitación sin bebés.
Acabábamos de ser padres pero no teníamos bebés en la habitación... por eso defino el día como extraño, porqué para mí es extraño ser madre y no tener a tus hijos contigo.
4.- Como fue la elección del nombre
Pues la verdad es que hicimos una lista de 10 nombres de niño y 10 de niña cada uno.
Tachamos los que no nos gustaron de la lista del otro, y nos quedamos con los que eran comunes en ambas listas.
En niña solo había un nombre común, y en la de niño dos, así que no fue nada dramática la elección.
5.- Que tipo de música le pones a tu peque?
Más que poner música cantamos canciones infantiles populares. Así hacen gestos y les encanta. 
Cantamos canciones catalanas, valencianas y castellanas. 
6.- Como recuerdas el embarazo? Fue traumático, como lo fue para mi como hombre?
Me encantó estar embarazada! Estaba muy a gusto con mi súper barriga. Sí que tuve nauseas, cansancio y tuve que hacer reposo, pero nunca he pensado que tuviese un mal embarazo.
7.- La baja por maternidad, 100% para la madre o compartida?
La hice 100% yo y sumándole el permiso de lactancia, las semanas añadidas por el ingreso de mi hija y las vacaciones no disfrutadas del año anterior. En total 7 meses con los pequeños.
Mi marido juntó el permiso de paternidad con las vacaciones y gracias a eso pudimos atender a los dos bebés bien el primer mes, porqué con A en casa y X en el hospital durante 26 días la cosa no era fácil.
8.- Que te impulsó a empezar a hacer tu blog
Yo escribí un diario durante el embarazo y ahora aun escribía de vez en cuando, así que pensé que podía hacer lo mismo pero en el ciberespacio porqué igual ayudaba a alguien.
No le he hecho ningún tipo de publicidad a mi blog... Mis amig@s y conocid@s no saben que lo escribo, no lo pongo en facebook... Solo lo conocéis mi tribu 2.0 (y un par de amigas que me han descubierto por los boletines semanales de SomosMúltiples).
9.- Que es lo primero que hiciste (haras) nada mas nacer tu hij@
Lo primero que hice fue pensar que tenía que recuperarme lo antes posible de la cesárea para poder ir a la UCIN a tocar a mis hijos.
10.- Que peliculas le pones a tu peque?
Por el momento no ven apenas la tele... Solo algún día el MIC o a Peppa Pig. Ya tendrán tiempo.
11.- Que grupo de musica o cantante son tus preferidos
Pues soy de Janet Jackson y Pussycat Dolls... jejejeje!
Hasta a aquí mis respuestas... Y como esto trata de conocer mejor a la tribu 2.0, le doy el Premio Conóceme a:
Y las preguntas que propongo son:
1.- Define en una frase como es ser multi-madre
2.- Si buscases tu primer embarazo, y con lo que sabes ahora, te gustaría que fuesen mellizos?
3.- Como reacciona la gente al verte por la calle con los peques (o no tan peques)?
4.- Cuál es la frase más impertinente que te han dicho al verte con dos bebés?
5.- Tuviste un parto vaginal o cesárea? Por qué?
6.- De cuántas semanas pariste? Necesitaron incubadora tus bebés? Si la necesitaron, como viviste el ingreso?
7.- Múltiples juntos o separados en el cole?
8.- Por qué escribes un blog?
9.- Te han preguntado si tus hijos son gemelos o mellizos? Qué respondes?
10.- Cuál era el momento más difícil del día cuando tus hij@s eran bebés y estabas sola con ell@s?