10/12/13

Carta a los Reyes Magos

Hoy me gustaría tratar un tema muy recurrente para estar fechas, CÓMO GESTIONAR LOS REGALOS NAVIDEÑOS.

Pues sí, he dicho GESTIONAR, porqué resulta que si con un solo hijo los juguetes que entran en casa son una locura, con múltiples no os lo podéis imaginar.

Por el momento os puedo hablar de cómo hacerlo las dos primeras navidades, cuando aun no son demasiado conscientes del asunto y por tanto no “escriben ellos mismos” la carta a los Reyes Magos.

El primer año de vida de vuestros hijos, a parte de necesitaros a vosotros, como mucho jugarán con lo siguiente:
  • Móvil musical para cuna. ¡Ojo! Desmontadlo cuando lleguen a cogerlo o se lo cargarán y pondrán de sombrero.
  • Mantita de actividades, de la que se escaparán a la que aprendan a girarse, por lo que conjuntamente podéis pedir una alfombra de piezas de puzzle de goma eva para cuando eso ocurra.
  • Gimnasio con muñecos colgando. Les motivará a aprender a coger los muñecos y a girarse para ver que hay a los lados.


Dentro de ese primer año en mi casa fueron muy interesantes para motivar la psicomotricidad de los niños lo siguiente:

  • Cubos apilables: geniales para montarlos a cierta distancia y que se animen a arrastrarse o gatear hasta cierta distancia para derribar la torre.
  • Un corralito con barrotes de madera (parque grande): además de tenerlos controlados cuando no puedas estar vigilándolos, van genial para que puedan agarrarse y se ayudan de los barrotes para levantarse.


Si todo eso ya lo tenéis, siempre podéis pedir cosas útiles para la economía de vuestros bolsillos (ropa, pañales…), o algo que creáis que necesitareis en un futuro y que no cuadre en fechas con cumpleaños (flotadores para la piscina, mochila ergonómica para portear…), o incluso dinero para realizar actividades en familia (cursillo de natación para bebés o masaje infantil por ejemplo).

Para el segundo año, cuando ya andan y empiezan a jugar con más trastos, os aconsejo que observéis qué les gusta cuando están en la guardería o van a casa de otros niños y pedir cosas en consecuencia, pero cuidadín, que ya sabemos que a las familias se les escapa de las manos el tema “carta a los Reyes” porqué “todo es tan mono”, o como son dos hay que tenerlo “todo doble”…

No nos engañemos, ¡no todo es mono, ni práctico, ni tienen porque aparecer dos unidades en casa! Vosotros sois los padres y tenéis que poner freno al posible alubión de regalos que permite montar una juguetería con stock suficiente para un colegio entero.

Hay que intentar gestionar estas cosas (he dicho intentar, porque alguien pasará de vosotros/nosotros y aparecerá con algo que no toque....).

Para estas segundas Navidades, nuestra carta a los Reyes Magos incluye cosas que vemos que les iluminan los ojos de solo verlas, y lo mejor: SIRVEN PARA LOS DOS!

  • Cocinita: empiezan a jugar al juego simbólico. Les encanta imitarnos, y por tanto, tener al alcance cacharritos de cocina, un horno, un fregadero y demás cositas que a tamaño real tienen prohibidas, pero que a su escala les permite intentar cocinar una tortilla o hacer una sopa que después nos ofrecen, como nosotros hacemos con ellos.
  • Parking para coches y alfombra con carreteras: si les gusta decir adiós a los coches desde la ventana de casa, imaginad lo que es tener uno en la mano y hacerlo bajar por una rampa!
  • Pizarra con dos caras: una para pintar con tizas y otra imantada. Son súper felices cuando les dejamos coger los imanes de la nevera, así que poder jugar con imanes infantiles en su propia pizarra debe ser la bomba. Y ahora que empiezan a querer pintar también tienen la opción de hacerlo en un sitio que además ensucia! Jajajaja!


Y también tenemos una sección de juguetes que tienen que aparecer dobles, porqué en ciertas cosas hay que ceder…

  • Dos cochecitos de bebés con sus muñecos correspondientes: entre los dos no pueden llevar un solo cochecito, y también es juego simbólico y de imitación porqué nosotros les paseamos a ellos y por tanto ellos quieren hacerlo, así que dos pero diferentes. Cada uno tiene sus gustos y les gustan más unos u otros colores y formas, así que dos unidades, pero no repetidas.
  • Dos motos (tipo bici sin pedales). De esto también tocan dos, porque si salimos de paseo y nosotros tenemos cada uno su bici o patines, ellos también necesitan cada uno la suya. Aun se quedarán unos meses en el trastero, pero creo que en primavera las empezaremos a usar.


Esta es nuestra carta a los Reyes Magos, y por el momento para que la familia la respetará, pero… Ya os contaré lo que haya pasado cuando pase la Navidad!


Y vosotros, ¿cómo gestionáis los regalos?